Libros Recomendados

El submarino nuclear Bélgorod, del proyecto 09852, se ha incorporado este viernes en la Armada de Rusia. La ceremonia de su entrega se ha celebrado en la ciudad de Severomorsk (provincia de Arjánguelsk), donde se encuentran los astilleros de la planta más grande de construcción naval en Rusia, grupo de producción Sevmash.

El comandante en jefe de la Armada de Rusia, Nikolái Yevménov, destacó en la ceremonia que el sumergible Bélgorod "abre nuevas oportunidades a Rusia para llevar a cabo diversas actividades de investigación", y que en su construcción "fueron empleados los avanzados logros de la ciencia y las más modernas tecnologías de construcción", recoge un comunicado del fabricante.

Este submarino es portador de los vehículos sumergibles no tripulados Poseidón 2M39, previamente conocidos por su nombre en clave Status-6 y designados 'Kanyon' en la OTAN. Cada uno de estos drones submarinos puede llevar una bomba termonuclear de hasta 100 megatones a puertos, flotillas o ciudades costeras del país enemigo y operar a profundidades de hasta 1.000 metros.

El Bélgorod fue botado en abril de 2019 y en junio de 2021 zarpó de Severodvinsk para sus primeras pruebas en el mar Blanco.

Rusia bota su submarino más secreto, el primer sumergible que portará el dron subacuático Poseidón

Rusia botó su submarino de propulsión nuclear K-329 Bélgorod en los astilleros en la norteña ciudad de Severodvinsk (Arjánguelsk) este 23 de abril, un evento que Moscú considera tan importante que contó con la telepresencia del presidente ruso, Vladímir Putin, informa la agencia TASS.

Este será el primer sumergible que portará el vehículo nuclear robótico Poseidón y ambos podrían cambiar de manera radical las capacidades de disuasión nuclear de la Armada rusa, que tendrá más opciones para "garantizar la seguridad" de Rusia, según estima su Jefe de Estado Mayor, el vicealmirante Andréi Volozhinski.

A día de hoy, varias características de esta nave de propulsión nuclear permanecen clasificadas. Eso sí, se conoce su gigantesco tamaño —184 metros de eslora y 18,2 de manga, más que los submarinos estratégicos de misiles intercontinentales del proyecto 955A Boréi-A— y que tiene un desplazamiento en inmersión de casi 24.000 toneladas.

Prehistoria del proyecto

Rusia empezó a construir esta enorme nave según el proyecto Antéi como un submarino de ataque dotado con 24 misiles de crucero pesados Granit, capaces de hundir grandes buques de superficie —portaviones, principalmente—, pero en 2012 modificó el proyecto y aumentó su eslora en 30 metros.

Ese año, el anuncio oficial de Moscú fue que el objetivo del nuevo sumergible sería la exploración y rescate en aguas profundas y solo después trascendió que ese espacio extra albergaría algo más que material "para trabajar a grandes profundidades" y dispositivos robóticos con "capacidad de instalar equipos bajo el agua".

Torpedo del Juicio Final

Aunque no se ha anunciado, la misión del Bélgorod y el Jabárovsk —otro submarino de propulsión nuclear en construcción— será portar el gigante Status-6, más tarde rebautizado como Poseidón: un enorme torpedo nuclear concebido para destruir puertos y ciudades costeras que puede recorrer hasta 10.000 kilómetros a velocidades entre 60 y 70 nudos, de 110 a 130 km/h.

"Torpedo del apocalipsis": este es el sobrenombre que expertos de Estados Unidos utilizan para referirse al Poseidón tras ver un video del Ministerio de Defensa de Rusia que muestra ensayos de este dron submarino, según reflejó la revista estadounidense Popular Mechanics el pasado febrero.

"La combinación de capacidad de inmersión profunda y alta velocidad hará que el Poseidón sea difícil de interceptar", subraya el autor del texto, Kyle Mizokami.

¿Quién portará el Poseidón?

Dmitri Kórnev, fundador del portal especializado ruso Military Russia, cree que Bélgorod cumplirá funciones de pruebas e investigaciones antes de que los torpedos Poseidón se lancen en serie, mientras que los portadores de estos torpedos serán los submarinos del proyecto 09851, de la clase Jabárovsk.

"Se espera que el submarino de esta clase se bote en la primavera de 2020 y se entregue en 2022. El astillero Sevmash construirá otros dos submarinos: por lo visto, del mismo proyecto [09851, Jabárovsk]", estima este especialista.

 

Así, Kórnev considera que la Armada de Rusia recibirá cuatro submarinos capaces de portar el Poseidón: dos la Flota del Norte y otros dos la Flota del Pacífico.
Anuncio oficial

 

El Poseidón, cuya existencia desveló el presidente ruso, Vladímir Putin, en marzo de 2018, está concebido para portar una carga nuclear de hasta 100 megatones y operar a una profundidad de unos 1.000 metros.

Con ese proyecto, cuya finalización se prevé para antes 2027, el objetivo de Moscú es contrarrestar la expansión del escudo antimisiles de EE.UU. en torno a las fronteras de Rusia.

Análisis: El "Bélgorod" ya está en la Flota

Andrey Martyanov

La gran noticia de hoy, por supuesto, es esta:

"Sevmash" entregó a la Armada rusa el submarino "Belgorod", que será el primer portador de los "Poseidons"

Obviamente, Poseidón, junto con una serie de otras armas producidas en serie en Rusia, como Avangard o Zircon, ya sabes, las que los medios occidentales llamaron dibujos animados en 2018, preocupan a los Estados Unidos y ha habido varios intentos de "limitar" el desarrollo y ahora la adquisición de tales armas bajo diferentes pretextos, incluidas las conversaciones sobre limitaciones de armas. Suficiente para recordar esto:

La comunidad internacional debe unirse para prohibir el uso de armas nucleares autónomas antes de que sea demasiado tarde, argumenta un importante grupo de control de armas. Las armas nucleares autónomas podrían cometer errores que los humanos no cometerían, dice el Bulletin of the Atomic Scientists, una organización sin fines de lucro con sede en Chicago compuesta por científicos y expertos en seguridad global, en una publicación reciente. Los programas de inteligencia artificial (IA) que guían estas armas no tienen experiencia en tomar decisiones incluso relativamente simples sin humanos. La solución, afirma el Boletín, es mantener siempre las armas nucleares bajo control humano total.

Bueno, en principio estoy de acuerdo con limitar el uso de IA en armas nucleares, pero ¿quién dijo que Poseidón es completamente "autónomo"? Incluso este artículo afirma que:

Mientras tanto, Rusia está desarrollando un vehículo submarino autónomo, Poseidón. La embarcación del tamaño de un autobús viaja a 70 nudos por hora, tiene una ojiva termonuclear de dos megatones (Ya es de 100 megatones N.de.T) y está diseñada para ser lanzada contra portaaviones y objetivos costeros. La Marina de los EE. UU. describe a Poseidón como autónomo, señala Kallenborn, pero no está claro cuánta autonomía tiene en realidad. De todos modos, un sistema autónomo que lanza un arma con el poder explosivo de dos millones de toneladas de TNT debería inquietar a todos.

Lo primero, por supuesto, es el uso de "70 nudos por hora", que es vergonzoso porque un nudo ES una medida de velocidad y es una milla náutica por hora. Usado en nudos por hora es más una descripción de aceleración (y la forma antigua de decirlo) que de velocidad. En segundo lugar, nadie más que los rusos conocen el grado de autonomía de Poseidón y Rusia no es el país que se toma estas cuestiones a la ligera.

No importa cómo los "periodistas" occidentales le den un giro a tal evento, hay que tener en cuenta que Poseidón, si bien es capaz de aniquilar enormes segmentos de la costa creando un monstruoso tsunami, algunos dicen que de hasta 500 metros de altura, su existencia tiene profundas ramificaciones para cualquier flota que decida viajar como una formación, una forma precisa en que viajan los Grupos de Batalla de Portaaviones, porque se convierten en blancos fáciles para tal arma. Obviamente, los medios modernos de detección y orientación en Poseidón, muy probablemente, permitan utilizar este enorme vehículo como portador de una enorme ojiva convencional capaz de hundir, detonando debajo de la quilla, cualquier tipo de barco, incluidos los CVN de la Marina de los EE. UU. y no puede ser interceptado por las armas ASW modernas debido a su gran velocidad y dificultad extrema para detectarlo.

Es algo aterrador, además, por supuesto, de su portador: el pr. 949A K-329 Belgorod : no necesita aventurarse lejos de las costas de Rusia en caso de eventos serios y puede lanzar Poseidones desde áreas relativamente seguras patrulladas por submarinos multipropósito de la Armada rusa y cubiertas por ASW/Patrulla aérea.

Aquí está Belgorod hace un año, yendo a sus pruebas de mar. Se están construyendo más portadores de Poseidón. HI Sutton escribió hace tres meses.

Poseidón es una categoría de arma completamente nueva. Reformará la planificación naval tanto en Rusia como en Occidente, lo que dará lugar a nuevos requisitos y nuevas armas de combate. Un arma que no puede ser anulada con defensas antimisiles. En futuras tensiones nucleares, si sobrevivimos a esta, será un factor fuerte. Pero no estamos allí todavía. A día de hoy ninguno de los submarinos para transportarlo está operativo. Un submarino de prueba, Sarov, que puede transportar una sola ronda, está en servicio. Otro barco, Belgorod, aún no está en servicio  Se podría especular que Rusia podría intentar un lanzamiento si está lo suficientemente desesperada. Pero actualmente no está ni cerca del nivel de amenaza de los misiles tradicionales lanzados desde submarinos. Llegará el día de Poseidón.

Ha llegado el día del Poseidón y, junto con el 3M22 Zircon y los nuevos sistemas AD que se están desplegando en los nuevos barcos de la Armada rusa, las armadas del mundo, tal como las conocemos, seguirán el camino de los veleros y los acorazados, en la historia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente