Libros Recomendados

Rusia planea retirarse del proyecto de la Estación Espacial Internacional (ISS) y comenzar a construir su propia estación orbital. Anuncio de este martes 26 de julio del jefe de Roscosmos Yuri Borisov.

Por supuesto, cumpliremos con todas nuestras obligaciones con nuestros socios. Sin embargo, las principales prioridades se centrarán en la creación de una estación orbital rusa”, declaró Borisov durante una reunión con el presidente Vladimir Putin en el Kremlin.

La Corporación Estatal "Roscosmos" mostró la apariencia aproximada de la estación orbital rusa. Mira el video.

VIDEO

Durante la primera etapa de despliegue, la tripulación de la estación será de dos personas, podrá recibir una o dos naves espaciales tripuladas.

Durante la segunda etapa, la tripulación de la estación se incrementará de dos a cuatro personas.

Rusia ha anunciado que se retirará de la Estación Espacial Internacional a partir de 2024. Así lo ha explicado Yuri Borisov, nuevo director de Roscosmos, la agencia espacial rusa. El conflicto entre Rusia y el mundo occidental tendrá como consecuencia la finalización de esta cooperación espacial.

Rusia volverá a ir por libre en la carrera espacial. La Estación Espacial Internacional es un proyecto en el que colaboran NASA (Estados Unidos), JAXA (Japón), ESA (Europa), ASC (Canadá) y Roscosmos (Rusia), pero esta última ha decidido que dejará de formar parte. Según describe Borisov, "por supuesto, cumpliremos con todas nuestras obligaciones con nuestros socios, pero la decisión sobre abandonar esta estación después de 2024 ha sido tomada".

La misión actual sigue, pero sin Rusia será difícil. Según ha descrito el astronauta Kjell Lindgren tras enterarse de las intenciones de Rusia: "Nos entrenaron para hacer una misión aquí, y esa misión requiere de toda la tripulación". La agencia rusa Roscosmos y la NASA son dos de los grandes aliados para mantener la Estación Espacial Internacional, desde 1998. Mientras los estadounidenses se encargan de generar energía, los astronautas rusos se encargan del mantenimiento periódico.

Los contratos para la estación espacial requieren que se avise con al menos un año de antelación. Rusia explica que se retirará después de 2024, aunque la fecha no está clara todavía.

Estación de Servicio Orbital Rusa (ROSS). Según la agencia de noticias rusa TASS, Rusia planea construir su propia estación orbital, que recibiría como nombre ROSS. No hay muchos más detalles de esta estrategia, más allá de que parece difícil que puedan construir una y tenerla lista para 2024, que es cuando dejará de estar operativa la EEI.

"Creo que para este momento comenzaremos a armar una estación orbital rusa", ha explicado Borisov, añadiendo que está será su prioridad. Según el máximo dirigente de Roscosmos, la industria espacial se encuentra en una "situación difícil" y esto obligará a Rusia a "subir el listón y dotar a la economía rusa de los servicios espaciales necesarios". Según explican desde Rusia, la respuesta del presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido positiva.

Rusia se pone del lado de China. Si en la Estación Espacial Internacional faltaba alguien, esa era la agencia china. El motivo es el veto de los Estados Unidos. Frente a ello, desde China se encuentran construyendo su propia estación espacial. Y están a punto de terminarla.

Según explican desde China, su estación espacial Tiangong estará abierta a astronautas extranjeros. Rusia plantea construir la suya propia, pero no se puede descartar que la alianza espacial entre Rusia y China se refuerce a partir de ahora.

Rusia construye desde 2021 su propia estación espacial

Pero si en 2021 Rusia ya estaba empezando a construir la futura estación espacial de Roscosmos, también anunció que la estructura estaría lista en 2025. Según la agencia espacial y recoge 'BBC', en abril de 2021 el primer módulo de su proyecto ya estaba en desarrollo en el taller 439 de Energía, una compañía rusa que construye cohetes y otros instrumentos espaciales.

El día 20 de abril del año pasado, Rogozin escribió en su cuenta de Twitter: "El primer módulo base de la nueva estación de servicio orbital rusa ya está en funcionamiento. A Energia Rocket and Space Corporation se le ha encomendado la tarea de garantizar su preparación para el lanzamiento a la órbita objetivo en 2025".

Cuando se hicieron públicas las intenciones rusas para con la creación de su propia estación espacial, el vice primer ministro de Defensa e Industria ruso, Yuri Borísov, declaró que no podían "arriesgar la vida [de nuestros astronautas]".

Además, Borísov también alegó problemas en la estructura espacial que actualmente comparte Roscosmos con otras agencias espaciales. "La situación que hoy en día está relacionada con el envejecimiento de la estructura y el metal puede tener consecuencias irreversibles: una catástrofe. No debemos permitir que eso suceda", añadió el vice primer ministro.

El anterior jefe de Roscosmos, Dmitri Rogozin, destacó que la estación ROSS es el futuro de la cosmonáutica tripulada rusa y de la exploración rusa de la Luna.

Como la órbita de la estación tendrá una orientación de 97-98 grados y un mayor nivel de radiación, ROSS no estará habitada de manera permanente.

Rogozin no descartó que los módulos del segmento ruso de la EEI se utilicen en la construcción de la nueva plataforma orbital.

En principio, la estación ROSS tendrá seis módulos, donde trabajarán un máximo de cuatro cosmonautas, habrá dos viajes tripulados y tres de carga al año.

Roscosmos, que también comunicó que proyectará sin la agencia estadounidense NASA la sonda Venus-D, había puesto como condición a sus socios el levantamiento de las sanciones por la “operación militar especial” en Ucrania antes del 31 de marzo, lo que no ocurrió.

A principios de mayo, la agencia espacial rusa y la corporación Energuia, principal fabricante ruso de cohetes y naves espaciales, firmaron un contrato para el diseño de los planos de la futura estación orbital rusa (EOR).

Según el portal de compras estatales de Rusia, el monto del proyecto asciende a 2.700 millones de rublos (38,9 millones de dólares).

Está previsto que el primer módulo de la nueva estación sea puesto en órbita en 2025 y, conforme al plan maestro, llevaría una década completar la configuración de la EOR.

La última estación soviética, la MIR, entró en funcionamiento en 1986, en plena Perestroika, y operó hasta 2000, tras lo que fue deshabitada y hundida al año siguiente en el océano Pacífico.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente