Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tachó este miércoles de "inaceptablemente lento" el ritmo de vacunación contra el coronavirus en Europa, al tiempo que instó a las autoridades responsables a acelerar la aplicación de los antídotos ante el aumento de los casos.

En un comunicado, el organismo alerta del incremento que la transmisión de covid-19 ha experimentado esta semana en la mayoría de los países de la región, con 1,6 millones de nuevos positivos y alrededor de 24.000 muertes. De esta forma, si "hace solo 5 semanas, el número semanal de nuevos casos en Europa había bajado a menos de 1 millón", ahora la situación es "más preocupante de lo que hemos visto en varios meses", enfatizó Dorit Nitzan, la directora regional de Emergencias de la OMS para Europa, que también llamó la atención sobre los riesgos asociados al aumento de la movilidad y las reuniones durante las fiestas religiosas.

El riesgo se incrementa también debido a la variante B.1.1.7 del coronavirus, detectada en un primer momento en Reino Unido y que ahora ya se ha vuelto "predominante" en la región. "Como esta variante es más transmisible y puede aumentar el riesgo de hospitalización tiene un mayor impacto en la salud pública y se requieren acciones adicionales para controlarla", enfatiza la organización.

"Nuestra mejor forma de salir de esta pandemia"

La OMS hace hincapié en que, a nivel regional, los nuevos casos están aumentando en todos los grupos de edad, excepto en personas de 80 años o más, un reflejo de las primeras señales del impacto de la vacunación.

En este sentido, el director regional de la OMS para Europa, Henri P. Kluge, recuerda que las vacunas "representan nuestra mejor forma para salir de esta pandemia", pues "no solo funcionan", sino que también "son muy eficaces para prevenir infecciones". "Sin embargo, el despliegue de estas vacunas es inaceptablemente lento. Y mientras la cobertura siga siendo baja, debemos aplicar las mismas medidas sociales y de salud pública que hemos aplicado en el pasado para compensar los retrasos en los horarios", constató Kluge, que subrayó la importancia de "acelerar el proceso aumentando la fabricación, reduciendo las barreras para la administración de vacunas y utilizando todos los viales ahora disponibles".

Según los cálculos de la OMS, hasta la fecha, solo el 10 % de la población de la región ha recibido una dosis de vacuna y el 4 % ha completado la serie.

"El riesgo de que la vacunación en curso proporcione una falsa sensación de seguridad a las autoridades y a la sociedad por igual es considerable, y eso conlleva un peligro", aleró Kluge.

Al mismo tiempo, las pruebas ampliadas, el aislamiento, el rastreo de contactos, la cuarentena y la secuenciación genética "son las herramientas básicas de salud pública que deben utilizarse y fortalecerse continuamente", señala el comunicado, que estima que la vacunación, junto con la aplicación de estas medidas, "acabará poniendo fin a la pandemia".

Empleados de una planta en EE.UU. habrían arruinado 15 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson por error

Los trabajadores de una planta en Baltimore, EE.UU., accidentalmente mezclaron los componentes necesarios para la fabricación de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson con los que tendrían que usar para producir la vacuna anticovid de otro fabricante, reporta The New York Times. El error acabó con unas 15 millones de dosis de la vacuna de la farmacéutica estadounidense, que tuvo que detener los envíos en el país, según el periódico.

Se reporta que el incidente ocurrió hace varias semanas en la planta de la biofarmacéutica Emergent BioSolutions, que colabora tanto con Johnson & Johnson como con AstraZeneca, y los agentes federales concluyeron que se trató de un error humano.

Los reguladores retrasaron la autorización de las líneas de producción de la planta y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) investiga lo sucedido.

El error de los trabajadores no afectó a los lotes que ya se envían y se administran en el territorio estadounidense, ya que todas aquellas dosis fueron producidas en los Países Bajos. Sin embargo, los pedidos que la compañía planeaba enviar durante los próximos meses —decenas de millones de dosis— iban a salir desde Baltimore, y su fabricación se detuvo a la espera de que se resuelvan los problemas con el control de calidad, comentaron las fuentes del citado medio.

Rusia registra COVID-globulín, un fármaco a base de plasma sanguíneo de pacientes que han superado el coronavirus

El Ministerio de Salud de Rusia ha registrado el fármaco COVID-globulín contra el coronavirus, basado en el plasma sanguíneo de personas que han superado la enfermedad. Así lo ha anunciado este jueves la corporación estatal Rostej, empresa matriz de la Compañía Nacional de Inmunobiología, que desarrolló el medicamento.

"El fármaco COVID-globulín se ha convertido en el primer medicamento  de este tipo contra el covid-19 registrado en el mundo", reza el comunicado de la corporación.

¿Cómo funciona?

El medicamento ha sido desarrollado a partir de plasma sanguíneo de moscovitas que habían superado el covid-19. En particular, el Departamento de Salud de Moscú ha proporcionado a la Compañía Nacional de Inmunobiología de Rostej 2,5 toneladas de plasma de donantes.

El medicamento se basa en el plasma de personas que ya se han recuperado del coronavirus y que tienen anticuerpos, por lo que su uso ayuda al cuerpo a superar la enfermedad y 'enseña' al sistema inmunológico humano a crear rápidamente anticuerpos por sí mismo, detalla el comunicado.

Seguridad y acción neutralizante

El registro del fármaco se realizó sobre la base de los resultados exitosos de ensayos preclínicos y de la primera fase de ensayos clínicos, que demostraron su seguridad, la ausencia de efectos secundarios y su acción neutralizante sobre el virus.

El certificado de registro permite el uso de COVID-globulín para personas de entre 18 y 60 años, si bien, de momento, solo se utilizará en hospitales de Moscú en el marco de la investigación, para el tratamiento de pacientes con formas moderadas y graves de la enfermedad. La segunda y tercera fase de los ensayos clínicos comenzarán a principios de abril y se prolongarán por unos seis meses.

"Ampliará el arsenal de capacidades"

Serguéi Chémezov, director general de Rostej, subraya que el medicamento "no va destinado a la prevención, sino específicamente al tratamiento de la infección por coronavirus".

"El uso del nuevo fármaco ampliará significativamente el arsenal de capacidades de los médicos en la lucha contra el covid-19", enfatiza el directivo, quien constata que Rusia será uno de los primeros países del mundo en poder utilizar "ambas formas de inmunización contra el coronavirus": tanto la pasiva (inmunoglobulina) como la activa (vacuna).

Alto experto médico chino sobre acusaciones de la OMS: " Todos podían ver la base de datos y los materiales"

China ha rechazado las declaraciones del director general de la Organización Mundial de la Salud sobre la supuesta falta de acceso a datos que presuntamente habría obstaculizado el trabajo del equipo que investigó los orígenes del nuevo coronavirus en Wuhan (China).

Durante una rueda de prensa este miércoles, el corresponsable del estudio conjunto de China y la OMS, Liang Wannian, aseguró que tanto los expertos locales como extranjeros habían utilizado las mismas bases de datos.

"Claro está que conforme a la ley china, no se pueden llevar ni fotografiar algunos datos, pero cuando los estábamos analizando en Wuhan, todos podían ver la base de datos y los materiales, lo hacíamos conjuntamente", expresó sobre el trabajo que se desarrolló entre el 14 de enero y el 10 de febrero de este año.

El funcionario también desmintió que el informe sobre el estudio hubiera sido retrasado deliberadamente, insistiendo en que las demoras se habían debido simplemente a la necesidad de verificar "cada frase, cada conclusión, cada dato".

"Todo el tiempo nos regimos por el principio de que la calidad va primero", afirmó Liang.

Este martes, la OMS publicó el informe sobre su estudio del origen del covid-19, en el que concluyó que lo más probable es que el virus se transmitiera desde murciélagos a otro animal y, posteriormente, a los humanos. Los expertos también concluyeron que es "extremadamente improbable" que el SARS-CoV-2 se originara en un laboratorio.

El director general de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus se pronunció a favor de realizar más estudios, además de referirse a "las dificultades" que los miembros del equipo "afrontaron para acceder a datos sin procesar". "Espero que los futuros estudios de colaboración incluyan un intercambio de datos más completo y oportuno", enfatizó.

El mismo día 14 países —Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón, Corea del Sur, Israel, Reino Unido, Dinamarca, Noruega, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania y Eslovenia— emitieron un comunicado conjunto sobre el estudio en el que transmitieron sus "preocupaciones compartidas" sobre el hecho de que la debida investigación sobre la pandemia, por parte de los expertos de la entidad, fue "retrasada considerablemente" y que les "faltó acceso a las muestras y los datos completos y originales".

Análisis: Origen del Covid ¿Una filtración de un laboratorio de Wuhan o de uno militar de EE.UU.? El mundo espera respuestas

Tom Fowdy*

Al rechazar la conclusión de la OMS de que el virus proviene de animales, Estados Unidos está politizando la pandemia para promover su agenda geopolítica y anti-China. Ninguna teoría será lo suficientemente buena para Washington a menos que declare culpable a Beijing.

¿Cómo se originó Covid-19? ¿De dónde vino? Probablemente nunca lo sabremos, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un informe muy esperado luego de un viaje de campo a Wuhan, China, donde el virus se presentó por primera vez al mundo hace poco más de un año.

El estudio, realizado por la OMS y expertos chinos, concluyó que la afirmación de que pudo haberse filtrado de un laboratorio era muy poco probable y dijo que el virus probablemente había pasado de los murciélagos a los humanos a través de otro animal intermediario.

Como era de esperar, no todos quedaron satisfechos con estos resultados. Estados Unidos, como parte de sus nuevos esfuerzos de " construcción de coaliciones " contra China, reunió a un grupo de otros 12 países y emitió una declaración conjunta en la que criticaba el informe por falta de transparencia, acusando a Beijing de privar a los investigadores de la OMS del acceso a importantes datos y exigiendo una " investigación totalmente independiente " sobre los orígenes del virus.

Bajo presión, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, dijo que aunque una fuga de laboratorio era la causa menos probable, se necesitaba más investigación.

Si bien la administración Biden ha abandonado la retórica racialmente cargada del expresidente Trump sobre el "virus de China", el modo fundamental de su enfoque sobre Covid-19 continúa politizándose para obtener beneficios geopolíticos. Simplemente representa una versión más agradable de Trump con una " máscara puesta " y, como ocurre con la mayor parte de la política exterior de Washington, un cambio de marca en lugar de una ruptura clara.

Con la política prevaleciendo sobre las sanciones, y la conclusión obvia de que una investigación " independiente " nunca sucederá, ni Pekín estaría de acuerdo con ella, uno debe concluir que estas llamadas son posturas sin sentido y que Estados Unidos y sus aliados nunca estarán satisfechos con otro resultado que no sea el que coloca a China en el banquillo y la declara culpable de crímenes pandémicos contra la humanidad

La narrativa anti-China que rodea la pandemia cree que, en última instancia, Beijing tiene algo grave que ocultar sobre sus orígenes y lo encubrió. Por lo tanto, debería estar sujeto a un " juego de culpas " y responsabilizarse geopolíticamente por ello; todo lo cual promueve convenientemente los objetivos de la política exterior de Estados Unidos.

Es, por supuesto, una fórmula simplista, que oculta deliberadamente el hecho de que China se enfrentó a un virus desconocido que se propaga de manera asintomática y discreta. Sin embargo, los impulsores de la conspiración de " China culpable " asumen que el país lo conocía por completo de antemano y comprendía su gravedad.

Esto ha llevado a una proliferación de teorías no probadas sobre el origen del virus para sostener la idea de que Beijing debería ser " responsable " del desastre global. La administración Trump  llevó esta idea al máximo, alegando sin evidencia que el virus era producto de una fuga de un laboratorio de Wuhan.

Incluso cuando ya no está en la Casa Blanca, esta idea ha persistido obstinadamente  en los principales medios de comunicación. Y, si bien la administración Biden no está siendo tan directa, los repetidos y preventivos rechazos del informe de la OMS están diseñados para jugar con tacto con la imaginación del público, arrojando dudas e incertidumbre. Esta es una política de mala fe.

A la luz de esto, casi todo el mundo ha ignorado que la OMS observó que su informe fue estropeado no tanto por las presiones políticas dentro de China, sino también desde fuera de China  .

La OMS ha sido repetidamente atacada por ser favorable a Beijing, lo que crea un clima de desconfianza y rechazo hacia cualquier hallazgo científico que no refleje un sentimiento de culpa, encubrimiento y engaño. Se ha convertido en un punto de desahogo para la ira pública.

Por lo tanto, incluso para Biden, la teoría de que Covid-19 probablemente tiene un origen zoonótico cae en oídos sordos, porque no satisface la necesidad de manchar la reputación de China y promover la política exterior de Estados Unidos. La estrategia es poner en duda en lugar de mirar los hechos para llegar a conclusiones científicas, especialmente si exoneran a Beijing.

¿Y ahora qué? Lo más probable es que nada. Después de un año de estar sujeto a un odio constante y a ser chivos expiatorios, ¿por qué Pekín confiaría en una iniciativa liderada por Estados Unidos para investigarlo más a fondo? China pidió una investigación sobre los orígenes de Covid-19 para cambiar su enfoque a otros países, incluido un laboratorio militar estadounidense, en Fort Detrick, Maryland, al que ha culpado repetidamente de brotes anteriores.

No se trata tanto de " tener algo que esconder ", sino de una respuesta proporcional a los tiempos en que vivimos. No habrá una " investigación independiente " y quienes la pidan lo saben, por eso el énfasis está solo en la retórica, culpar, desacreditar e insinuar.

En consecuencia, el mundo se encuentra en confusión y frustración cuando la búsqueda de respuestas científicas sobre esta pandemia repugnante se enturbia por un  choque político continuo entre China y Occidente, una lucha feroz sobre la noción de que alguien debe ser " responsable " de una pandemia que, en realidad, el mundo debería trabajar en conjunto para resolver.

* escritor y analista británico de política y relaciones internacionales con un enfoque principal en el este de Asia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES