Portada - Últimas noticias

El presidente de EE.UU., Joe Biden, realizó esta semana su primera gira oficial por Oriente Medio desde que asumió el cargo. El viaje de 4 días estaba destinado a reforzar los lazos entre la región y el país norteamericano, sin embargo, parece que no todos los objetivos fueron alcanzados.

El inquilino de la Casa Blanca primero visitó Israel, donde reiteró su compromiso de asegurarse de que Irán no logre desarrollar un arma nuclear, señalando que la diplomacia es la mejor vía para alcanzar ese fin. No obstante, su promesa no pareció convencer a sus anfitriones, que la recibieron con notable escepticismo, recoge la CNN.

"Las palabras no los detendrán, señor presidente. La diplomacia no los detendrá. Lo único que detendrá a Irán es saber que, si continúan desarrollando su programa nuclear, el mundo libre usará la fuerza. La única forma de detenerlos es poner sobre la mesa una amenaza militar creíble", respondió el primer ministro israelí, Yair Lapid.

De hecho, Irán fue uno de los temas principales que estuvieron sobre la mesa durante el encuentro bilateral entre Biden y Lapid, que tuvo lugar este jueves.

¿De qué se habló en Arabia Saudita?

Al día siguiente, el mandatario aterrizó a Arabia Saudita para mantener una reunión con el monarca del país, Salmán ben Abdelaziz, y el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, con el fin de intentar reconstruir las relaciones entre Washington y Riad, y con la intención de buscar una solución para rebajar los precios de los combustibles.

Por su parte, el príncipe heredero anunció este sábado que el reino aumentará la capacidad máxima de producción diaria de petróleo hasta 13 millones de barriles para el 2027, pero advirtió que tras el alza no habrá la posibilidad de incrementarla para satisfacer la creciente demanda de crudo, en medio de la crisis energética global.

Mientras tanto Biden, que llegó al reino con esperanzas de cerrar un acuerdo sobre la producción de crudo que le ayudara a solucionar el problema con los precios domésticos de la gasolina, que situaron la inflación por encima de las cifras máximas en 40 años y amenazaron a su índice de aprobación, tuvo que marcharse de la región con las manos vacías, ya que no se produjo ningún anuncio inmediato.

Sin embargo, el líder estadounidense no pierde la fe en que esta cuestión sea abordada por parte de los países miembros de la OPEP+ durante la reunión programada para el próximo 3 de agosto. "Espero ver lo que vendrá en los próximos meses", manifestó, citado por Reuters.

Por otro lado, Israel consideraba que el viaje de Biden a Arabia Saudita generaría vínculos más cálidos con Riad y se produciría un acercamiento árabe más amplio. En ese contexto, el presidente de EE.UU. pensaba proponer la creación de una alianza de seguridad regional, que incluiría a Jerusalén, para combatir las amenazas iraníes, pero el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, indicó no estar al tanto de ninguna discusión sobre una alianza de defensa del Golfo-Israel y que el reino no estaba involucrado en tales conversaciones.

"Estados Unidos no se irá a ninguna parte"

El mandatario también participó en la cumbre con los líderes de seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) (Arabia Saudita, Catar, Baréin, Kuwait, Omán y los Emiratos Árabes Unidos), además de Jordania, Egipto e Irak, que se celebró en la ciudad saudita de Yeda y en la que se mantuvieron conversaciones sobre seguridad regional y relaciones bilaterales con Washington.

Biden intentó reafirmar el liderazgo de su país en Oriente Medio, afirmando que seguirá siendo un socio activo en la región. Pero sus palabras no tuvieron ningún efecto a la hora, tal y como ya se ha dicho, de sellar compromisos acerca de Israel o un aumento inmediato de la producción de petróleo.

"No nos alejaremos y dejaremos un vacío para que lo llenen China, Rusia o Irán. Y buscaremos aprovechar este momento con un liderazgo estadounidense activo y basado en principios", aseguró Biden. "Estados Unidos está comprometido con la construcción de un futuro positivo para la región, en asociación con todos ustedes, y Estados Unidos no se irá a ninguna parte", insistió durante su discurso.

No obstante, el resto de los líderes hicieron caso omiso a los comentarios de Biden y expusieron sus propios puntos de vista sobre los asuntos principales. Así, Bin Salmán se dirigió a Irán, instándolo a "cooperar con las naciones de nuestra región", a la vez que le solicitó que "no interfiera en los asuntos internos" de otros países.

Por otro lado, el emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, afirmó que los ataques de Israel a Palestina aportan inestabilidad a la zona, a la vez que sus actos violan el derecho internacional.

"Una de las fuentes más importantes de inestabilidad persistirá a menos que Israel deje de violar el derecho internacional reflejado en la construcción de asentamientos y cambiando el carácter de Jerusalén y continuando asediando Gaza", declaró, señalando que considera como "inapropiado que los árabes sigan haciendo propuestas mientras el papel de Israel se limita a rechazarlas y aumentar su intransigencia".

Una vez la cumbre ya estaba finalizada, el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita agregó que la decisión de Riad de abrir su espacio aéreo a todas las compañías aéreas, incluidas las israelíes, no tiene nada que ver con el establecimiento de lazos diplomáticos con Jerusalén y no podía considerarse como un indicio de pasos adicionales. Biden, por su parte, había calificado tal paso como "histórico", que se debe "a meses de diplomacia constante" entre su administración y el reino árabe.

Reuters: Biden no cosechó nada, excepto fracaso, en Arabia Saudí

Reuters considera un fracaso total el viaje de Biden a Arabia Saudí, donde llegó en busca de solución a la desbocada alza de los precios de gasolina en EE.UU.

El presidente estadounidense, Joe Biden, inició el miércoles una gira de tres días por Asia Occidental que lo llevó primero a los territorios ocupados palestinos y luego a Arabia Saudí.

En su intervención en la Cumbre de Yeda en Arabia Saudí, el demócrata de 79 años aseguró a los líderes árabes que Estados Unidos seguiría siendo un socio activo en la región, pero no logró el visto bueno de los países de la zona para formar una alianza militar regional con la cooperación de Israel para contrarrestar a Irán, ni pudo obtener el compromiso de Riad para un aumento inmediato de la producción de petróleo, según ha informado este domingo la agencia británica Reuters.

“Estados Unidos está comprometido con la construcción de un futuro positivo para la región, en asociación con todos ustedes, y Estados Unidos no irá a ninguna parte”, dijo Biden el sábado en la cita de Yeda en la que asistieron los líderes de países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por los países árabes ribereños al Golfo Pérsico), Irak, Jordania y Egipto.

“Sin embargo, el comunicado de la cumbre fue vago y Arabia Saudí, el aliado árabe más importante de Washington, echó agua fría sobre las esperanzas de Estados Unidos de que pudiera ayudar a sentar las bases para una alianza de seguridad regional, que incluya a Israel, para combatir las amenazas iraníes”, agrega el informe.

Casi ninguno los Estados de la zona estuvo de acuerdo con unirse a una alianza militar contra la República Islámica, país que goza de un gran peso político y poder militar en la zona, remarca la publicación.

“Un plan para conectar los sistemas de defensa aérea podría ser difícil de materializarse para los Estados árabes que no tienen vínculos con Israel y se resisten a ser parte de una alianza que se considera contra Irán, que tiene una fuerte red regional de representantes que incluye a Irak, El Líbano y Yemen”, agrega la agencia británica.

Varios informes ya habían desvelado que el plan estadounidense-israelí enfrentaba mucha resistencia de los países árabes, que se oponían a formar parte de una alianza contra Irán.

El ministro saudí de Exteriores, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, dijo que no estaba al tanto de ninguna discusión sobre una alianza de defensa árabe-israelí y que el reino no estaba involucrado en tales conversaciones.

Biden, continua Reuters, tampoco tuvo éxito alguno en su principal objetivo que era convencer a Riad para que aumente pronto el bombeo de crudo al mercado, lo que ayudaría a bajar los precios récord de la gasolina para los consumidores estadounidenses.

Durante la visita de Biden al reino petrolero, los ministros saudíes insistieron en que cualquier decisión de extraer más crudo se tomaría de acuerdo con la lógica del mercado y en el marco de la OPEP+, que celebra su próxima reunión de toma de decisiones el 3 de agosto.

El alza de precios de carburantes, una consecuencia directa de las sanciones impuestas por el Occidente al petróleo ruso por la operación militar que lleva a cabo Moscú en Ucrania desde febrero, ha afectado considerablemente la popularidad de Biden en EE.UU.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS