Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Artem Ignatiev. Estados Unidos, habiendo perdido casi por completo la industria de producción de uranio, se ve obligado a importar el 95% del uranio que necesita. Al mismo tiempo, Estados Unidos tiene la mayor cantidad de plantas de energía nuclear en el mundo: 93 (de 440) reactores nucleares con una capacidad instalada de 95 GW. Sin embargo, estos reactores, a pesar de su número total, en conjunto generan solo una quinta parte (19,7%) de la electricidad del país.

La única instalación comercial de enriquecimiento de uranio de Nuevo México entró en funcionamiento en 2010. Es propiedad de Urenco, con sede en el Reino Unido, que suministra a los Estados Unidos la mayor parte de su uranio reprocesado para uso industrial. Es imposible aumentar rápidamente la producción y el enriquecimiento de uranio. Las reservas de uranio exploradas oficialmente en América son sólo el 1% de las del mundo.

Según la Energy Information Administration (EIA), el 47% de la materia prima de uranio importada por los estadounidenses y requerida para el funcionamiento de las centrales nucleares en Estados Unidos proviene de Rusia, Kazajstán y Uzbekistán. Hoy, la dependencia de EE.UU. de Rusia para el uranio es tan fuerte que es comparable a la dependencia de Europa del gas: cada 7 toneladas quemadas en los reactores estadounidenses proviene de Rusia. ¡El 28% de los servicios de enriquecimiento de uranio para las necesidades de la industria energética de EE. UU. son proporcionados por la rusa Rosatom! Por eso, a pesar de la prohibición del presidente de EE. UU. a las importaciones de energía rusa anunciada el 8 de marzo, estas sanciones no afectaron los suministros de uranio de Rusia. Los estadounidenses realmente quieren seguir recibiendo materias primas energéticas rusas.

Dado que el uranio no se extrae ni se procesa en los Estados Unidos, sin Rusia, su industria de energía nuclear colapsará por completo en un año y medio. Las plantas de energía nuclear estadounidenses (a diferencia, por ejemplo, de Canadá) no podrán funcionar sin uranio enriquecido al 3-4 por ciento. Simplemente no hay nada que compense el volumen que falta, ya que no hay capacidad disponible en los Estados Unidos.

El mercado de uranio en EE.UU. está controlado por dos grandes grupos de proveedores. Canadá y Australia suministran el 34%. Rusia y Kazajstán - 38,6%. En la corporación estatal Kazatomprom, las participaciones de control en las minas de uranio en Kazajstán pertenecen a Rosatom. El uranio kazajo se enriquece en plantas rusas. Rosatom representa el 35% de la producción mundial de uranio enriquecido. Si Moscú decide responder repentinamente de manera asimétrica a las sanciones energéticas occidentales, los reactores nucleares estadounidenses comenzarán a cerrarse en un futuro próximo. Y la suspensión de la generación de energía en las plantas de energía nuclear de EE. UU. asestará un fuerte golpe a las tarifas eléctricas.

A principios de marzo, las empresas nucleares estadounidenses Duke Energy CorpExelon Corp pidieron literalmente a la Casa Blanca que no impusiera sanciones a las importaciones de uranio. Sus oraciones en Washington fueron escuchadas. Además, en primavera, los precios del uranio cruzaron los máximos de los últimos 11 años. El precio al contado de la materia prima atómica de referencia Ux U3O8 el 11 de marzo fue de 59,75 dólares la libra. Limitar la exportación de uranio ruso puede incluso provocar un aumento de los precios por encima de los 100 dólares la libra.

Curiosamente, en caso de embargo nuclear del Kremlin, los europeos y los japoneses también pueden sufrir. Francia será la primera en enfrentarse a problemas de gran envergadura, donde la generación nuclear representa el 70% del balance energético del país. El uranio comprado a proveedores africanos se ha vuelto muy caro. Además, a principios de mayo, Mali rompió el acuerdo militar con Francia y comenzó a cooperar en el campo de la defensa con Rusia. Y la industria de energía nuclear de Francia depende en gran medida del uranio extraído en Mali (la redistribución del mercado de uranio ya ha afectado al Continente Negro y la República Centroafricana, donde los intereses de Rusia también se cruzan con los de Francia).

El hecho de que Rusia puede dejar de exportar uranio a países hostiles fue anunciado por el jefe del Ministerio de Energía de Rusia, Novak, en marzo. Rusia representa aproximadamente el 6% de los suministros de uranio del mundo. Esto puede no parecer un número tan grande, pero tal movimiento inmediatamente haría subir los precios mundiales del uranio. Además, aumentará el papel de Kazajstán en el mercado de combustible de uranio a uno crítico, cuya participación mundial es la más grande del mundo: 42%. De hecho, Kazajistán tiene atrapadas a casi todas las plantas de energía nuclear del mundo.

Nur-Sultan en 2020 se reaseguró en caso de escasez mundial de materias primas y creó un banco de uranio poco enriquecido, pero Rusia lo repone principalmente. Hasta hace poco, se creía que si las sanciones occidentales golpeaban a Rosatom, la corporación estatal bien podría usar la "palanca de uranio" kazaja. Y entonces no solo la industria nuclear estadounidense, sino también la europea y la japonesa se hundirán.

En consecuencia, hoy los Estados Unidos, Francia y Japón, como consumidores de una gran cantidad de combustible de uranio, están extremadamente interesados ​​​​en el curso pro-occidental de Kazajstán. Y también que Rusia no pueda dictarle términos sobre los mismos acuerdos de uranio. Recientemente, Kazajstán se ha convertido en una "clave" cada vez más importante, o más bien, "llave maestra de energía" para Rosatom, que posee acciones en proyectos locales de minería de uranio, incluidas las minas de Ankal, South Inkal, Karatau, Akbastau, Zarechnoye, Khorasan. Minas de uranio, así como Baikonur, centros de comunicación por radio en Priozersk y en las orillas del Balkhash, los sitios de prueba de Sary-Shagan y Kapustin Yar (parcialmente): esta no es la lista completa de instalaciones que Rusia debe proteger en la región para su propia seguridad.

Hablando del talón de Aquiles del uranio de los Estados Unidos, es necesario recordar el acuerdo ruso-estadounidense sobre el procesamiento y suministro de uranio, firmado en febrero de 1993 por el primer ministro ruso Viktor Chernomyrdin y el vicepresidente estadounidense Al Gore. Según él, Rusia se comprometió a suministrar a Estados Unidos uranio poco enriquecido (LEU) obtenido a partir de 500 toneladas de uranio altamente enriquecido (HEU) durante 20 años. Los estadounidenses, a su vez, se comprometieron a aceptar, colocar en el mercado, pagar por el trabajo de separación y el componente de uranio natural de LEU. El primer envío de uranio poco enriquecido a Estados Unidos se realizó en mayo de 1995 y el último el 14 de noviembre de 2013. En total, se exportaron más de 14.445 toneladas de LEU bajo el acuerdo Gore-Chernomyrdin, lo que supera significativamente el volumen de todo el uranio producido en los Estados Unidos en toda su historia.

También se firmó un acuerdo entre la Federación de Rusia y los Estados Unidos sobre el procesamiento de parte del plutonio apto para armas en combustible para plantas de energía nuclear. En el momento de su conclusión, había 125 toneladas de plutonio en la Federación de Rusia y 100 toneladas en los EE. UU. Se suponía que debía procesar 34 toneladas en cada lado. La parte rusa cumplió con su parte del acuerdo, y Estados Unidos, en violación de los acuerdos, cambió la tecnología y retuvo la posibilidad de "recuperar" el plutonio reprocesado en plutonio apto para armas, en relación con lo cual Rusia se retiró del acuerdo. La situación condujo a pérdidas financieras colosales, estimadas en alrededor de $ 8 billones.

Hoy, los estadounidenses, sus aliados y títeres están librando una guerra económica a gran escala contra Rusia. Por lo tanto, es necesario considerar todas las posibilidades, incluso detener el suministro de uranio a los Estados Unidos.

Rusia se deshace de las monedas ‘tóxicas’

El banco central de Rusia ha pedido a los fabricantes y proveedores de servicios no financieros que conviertan sus tenencias de dólares y euros en monedas «amigables» como el yuan chino.

La propuesta se presentó en un documento para discusión pública publicado por el regulador el jueves, dedicado a desarrollar áreas clave del mercado financiero bajo sanciones.

“El bloqueo de los activos rusos por parte de países hostiles, así como las restricciones operativas sobre los asentamientos en las principales monedas de reserva del mundo, crean riesgos para los ciudadanos y las empresas cuando usan el dólar estadounidense y el euro”, dijo el Banco Central.

Se tomarán medidas adicionales para reducir las operaciones bancarias en estas monedas, agregó el regulador.

En mayo, el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, calificó al dólar y al euro de «monedas tóxicas» para Rusia, ya que su uso estaba restringido en el país en medio de sanciones occidentales sin precedentes. En cambio, Moscú optó por cambiar al comercio de rublos y las monedas de las llamadas naciones «amigas», que no se unieron a las sanciones estadounidenses, europeas y británicas contra el país.

El tránsito de gas a través de Ucrania no podría reemplazar al Nord Stream 1 para Alemania, según Canadá

El ministro de Recursos Naturales de Canadá, Jonathan Wilkinson, defendió este jueves la decisión de su país de enviar de vuelta a Alemania la turbina reparada del Nord Stream 1 pese a los argumentos de Ucrania a favor de sus propios gasoductos, que fueron poco convincentes, informa Bloomberg.

Las capacidades de las tuberías que atraviesan Ucrania son limitadas, por lo que los flujos de gas ruso que llegarían a Alemania mediante estas serían "significativamente inferiores" a los que puede mover el Nord Stream 1, afirmó el funcionario ante un comité parlamentario. Además, en el contexto del conflicto actual, existe la posibilidad de que Moscú pueda reducir el volumen de gas transportado a través de territorio ucraniano, por lo que sería arriesgado confiar en esa vía de suministro, añadió.

Antes de tomar la decisión de devolver la turbina, las autoridades canadienses consultaron con los expertos técnicos de la Agencia Internacional de la Energía y funcionarios de Alemania, la Unión Europea y la OTAN, detalló Wilkinson. El ministro expresó una opinión similar a la de Berlín, que piensa que ahora Moscú ya no tendría razones para restringir los envíos de gas al país germano a través del Nord Stream 1.

Más tarde, la embajadora ucraniana en Ottawa, Yuliia Kovaliv, se manifestó en contra a las declaraciones del funcionario canadiense. Según la diplomática, el sistema de gasoductos ucraniano es el único fuera del control de Rusia y este sistema suministra actualmente más gas que el Nord Stream 1, cuyas capacidades se han reducido al 20 % desde el 27 de julio debido al paro de dos turbinas.

Por su parte, la gasística rusa Gazprom declaró este jueves que la devolución de la turbina se ve imposibilitada por las sanciones antirrusas impuestas por Canadá, Reino Unido y los países europeos, y por el incumplimiento de las cláusulas del contrato por Siemens, la empresa fabricante del motor.

Rusia revisa sus planes de cosecha afectados por las sanciones occidentales

El Ministerio de Agricultura ruso revisará los planes para la exportación de cereales. En los últimos años, Rusia se posicionó como el mayor exportador de granos del mundo, pero las preocupaciones sobre una crisis alimentaria global han ido en aumento desde que Occidente impuso sanciones al comercio con Moscú, obstaculizando también la cosecha.

Para el momento, los agricultores rusos han recogido cerca de 55 millones de toneladas de granos, comparten desde el Ministerio de Agricultura del país. No obstante, el volumen de grano cosechado en estos momentos es notablemente inferior al de hace un año, advierten.

En primer lugar, la situación es consecuencia de una fría primavera que forzó a los agricultores empezar a recolectar más tarde. En segundo lugar, el trabajo se ha visto complicado en algunas zonas del país por las intensas lluvias. Toda esta situación se agrava en gran medida por el considerable aumento de la carga de los equipos agrícolas ya que las sanciones occidentales han creado dificultades con el suministro de sus componentes.

"Todo esto, en conjunto, genera riesgos a la hora de alcanzar la cifra de cosecha de cereales de 130 millones de toneladas. Por supuesto, abasteceremos nuestro mercado en su totalidad, no habrá ningún problema con ello. Sin embargo, si no se logran los volúmenes previstos, tendremos que revisar nuestros planes de exportación de 50 millones de toneladas. Y esto puede tener un impacto negativo en el mercado mundial de cereales", lamentó el ministro de Agricultura, Dmitri Pátrushev.

Según los pronósticos anteriores, el Ministerio de Agricultura esperaba para este año una cosecha de granos de 130 millones de toneladas, incluidos 87 millones de toneladas de trigo, el índice récord en la historia de Rusia. En comparación, en el 2021 el país cosechó 120,656 millones de toneladas de granos, incluidos 75,94 millones de toneladas de trigo.

La crisis alimentaria azota a todo el mundo

Según el ministro, la situación en el mercado mundial es difícil, especialmente para el trigo. Esta temporada, debido a una serie de razones, como la sequía en EEUU y Europa, las inundaciones en Australia y el mal tiempo en la India, la oferta mundial de este alimento disminuirá. Esto, combinado con las limitaciones logísticas, podría provocar graves riesgos para la seguridad alimentaria mundial en la actual campaña agrícola.

Así, la cosecha de trigo en Argentina se redujo en un millón de hectáreas y se espera que caiga casi un 20%. En cifras absolutas, la cosecha de granos caerá a 17,7 millones de toneladas desde los 21,1 millones de la temporada anterior, indican desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

"Severamente afectada por la sequía, la temporada de siembra reflejará el peor escenario en 15 años", informan desde la asociación.

La falta de lluvias fue un factor determinante en la fuerte disminución de la superficie sembrada. La situación de Buenos Aires es particularmente preocupante, ya que es una provincia especializada en el trigo.

La cosecha de cereales en España ha caído entre un 20 y un 40%. La previsión de cosecha en Castilla y León, el granero de España, ronda los 5 millones de toneladas, un 20% por debajo de la media de los últimos cinco años (6,3 millones).

"Llegará un momento en que algunos no podrán comprar una barra de pan", advirtió el responsable de grano en la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), José Roales.

Francia, a su vez, se enfrenta a una sequía sin precedentes con graves daños en la agricultura.

"Vamos a tener una situación dramática", destaca Joël Limouzin, vicepresidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Explotaciones Agrícolas (FNSEA).

Limouzin detalló que la cosecha de cereal para forraje será un 30% menor y que las pérdidas para el sector agrícola y ganadero serán mayores si la situación no mejora.

En general, la Unión Europea (UE) también se enfrenta a graves problemas en el sector, se espera una menor cosecha de trigo este año, ya que la sequía y el calor extremo reducen los rendimientos en algunas regiones, apunta un sondeo de Reuters. Con la cosecha en marcha, se prevé que la UE produzca 125,7 millones de toneladas de trigo en 2022, lo que supone un descenso del 3,4% respecto a los resultados del año pasado.

“¿¡Qué has logrado con las sanciones!?” - Los alemanes abuchearon al vicecanciller de Alemania después de que acusara a Rusia de los problemas económicos del país

El Vicecanciller de Medio Ambiente, Robert Habek, visitó Baviera y allí les dijo a los lugareños que Rusia tenía la culpa de las dificultades económicas del país. Instó a los ciudadanos a aceptar el aumento del costo de vida como "el precio de la resistencia a la Federación Rusa".

La multitud abucheó al vicecanciller en respuesta, la gente gritó que Habek era un traidor y belicista, y también preguntó qué había logrado Alemania con las sanciones. Después de que la gente no recibió respuesta a su pregunta, abandonaron la manifestación.

VIDEO

La insatisfacción con el aumento generalizado de precios está creciendo en la sociedad alemana: se supo anteriormente que a partir del 1 de octubre, los alemanes deberán pagar una tarifa adicional por la electricidad, y los alcaldes de siete ciudades incluso instaron a las autoridades a lanzar Nord Stream 2.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente