Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

La Unión Europea (UE) no debería levantar las sanciones que se impusieron a Rusia a raíz de su operativo en Ucrania, aunque no tengan un efecto inmediato, dado que funcionan como una "dieta", declaró este martes el alto representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell.

"Creo que es importante en que insistamos en que las sanciones son efectivas y que no podemos levantar las sanciones antes de que hayan surtido efecto", señaló Borrell en un tiempo de preguntas y respuestas con eurodiputados en el pleno que se celebra esta semana en Estrasburgo.

"No tienen efecto inmediato. Esto es como cura de adelgazamiento. Usted empieza a hacer dieta y al cabo de una semana se lamenta de que todavía no haya perdido muchos kilos", sostuvo, agregando que se necesita "mantener la constancia", dado que "de lo contrario los kilos que perdió los va a volver a ganar muy rápidamente". "Eso lleva su tiempo", puntualizó.

Conversaciones de paz

También declaró que, si bien el bloque comunitario quiere que las conversaciones de paz entre Moscú y Kiev se inicien "cuanto antes", esta decisión corresponde a los dirigentes ucranianos.

"No sé cuándo pueden y deben empezar las negociaciones de paz. […] No soy yo quién para aconsejar al presidente de Ucrania, que es el que está haciendo frente a una invasión. Por nosotros, por la UE, las negociaciones cuanto antes mejor", señaló. Al mismo tiempo, recordó que las conversaciones de paz "no se producen por casualidad ni por milagro", sino cuando las circunstancias y "la voluntad del agresor" lo permiten.

Además, manifestó su deseo de que el conflicto "se acabe cuanto antes", pero subrayó que no es indiferente a cómo se acaba. "Cuanto antes sí, pero no de cualquier manera. […] Si dejamos de ayudar a Ucrania, puede que la guerra se acabe antes. ¿Pero a usted no le importa que la guerra se acabe con un país dominado por una potencia agresora? ¿A usted no le importa de qué manera los ucranianos van a vivir después de que la guerra se acabe?", expresó.

"Hay que hablar" con Rusia

Al ser preguntado si es aceptable debatir cualquier tema con el mandatario ruso Vladímir Putin, teniendo en cuenta la situación actual, Borrell afirmó que hay problemáticas que no se pueden resolver sin una participación activa por parte de las autoridades rusas, como, por ejemplo, la seguridad en la central nuclear de Zaporozhie. "Claro que hay que hablar de problemas como este. Habrá que seguir haciéndolo, para eso están los canales diplomáticos", agregó.

Por otra parte, anunció que "en los próximos días" hará una propuesta a los Estados miembros del bloque comunitario para pactar un nuevo tramo de asistencia militar a Kiev. "Las guerras se ganan con armas", puntualizó. De ser aprobado el que ya sería el sexto paquete, el apoyo militar a las fuerzas ucranianas podría alcanzar los 3.000 millones de euros.

Primera ministra de Finlandia: "Las sanciones deben reflejarse en la vida cotidiana de los rusos de a pie"

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, afirmó este martes en su discurso ante el Parlamento Europeo que "las sanciones deben reflejarse en la vida cotidiana de los rusos de a pie".

"No es justo que mientras Rusia mata civiles en Ucrania, los turistas rusos viajen libremente por Europa. Por ello, debemos imponer restricciones estrictas a la concesión de visados", aseveró Marin.

La alta funcionaria también subrayó que "en la situación actual, la suspensión total del acuerdo del régimen simplificado de visados entre la UE y Rusia está justificada, pero esto no es suficiente".

Previamente, admitió que la crisis energética, provocada, entre otras cosas, por las restricciones antrirrusas, obliga a Finlandia a vivir casi en condiciones de una "economía militar".

Este lunes, entró en vigor la decisión del Consejo de la Unión Europea de suspender por completo el acuerdo que mantenía con Rusia sobre un régimen simplificado de visas. A raíz de la medida, los ciudadanos rusos que soliciten un visado deberán pagar una tarifa de 80 euros (40 euros para niños de 6-12 años), en lugar de los 35 euros anteriores, además de esperar al menos 15 días para obtener el documento, un plazo que puede prorrogarse hasta 45 días.

Las palabras de la primera ministra finlandesa son un crimen según la Carta de las Naciones Unidas, afirma el europarlamentario Mick Wallace

El diputado por el partido irlandés Independientes por el Cambio considera que las declaraciones de Sanna Marin, quien afirmó que "las sanciones deben reflejarse en la vida diaria de todos los rusos de a pie", constituyen un delito conocido como 'castigo colectivo', que consiste en castigar a un individuo o a un grupo como consecuencia de las acciones de otro individuo o grupo, aunque no estén involucrados con ellas.

El discurso antirruso de Finlandia ante el Parlamento Europeo causa indignación

Las sanciones de Occidente contra Moscú deben reflejarse en el día a día de las vidas de los rusos de a pie, consideró la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, en una serie de declaraciones que levantaron polémica.

En un discurso pronunciado en el Parlamento Europeo, la mandataria aseguró que no es justo que Rusia lleve a cabo acciones militares en Ucrania mientras los turistas del país euroasiático viajan libremente por Europa, por lo que validó la política de restricciones de visas a ciudadanos rusos.

Además, aseguró que la situación ha dejado claro cuán importante es para Europa tener su propia producción de material de defensa y cuán vulnerable es el continente en asuntos energéticos. "Debimos haber escuchado más de cerca a nuestros amigos de los Estados bálticos y a Polonia, que vivieron bajo el mandato soviético. Ahora, estamos pagando juntos un alto precio por nuestra dependencia de la energía rusa", declaró Marin en su discurso ante el órgano legislativo de la Unión Europea.

Sus palabras se dan días después de una serie de escándalos de la propia mandataria finlandesa, quien fue criticada por haber organizado una fiesta en una residencia oficial de Gobierno. Las fotografías de ella celebrando con sus amigos fueron divulgadas en medios locales y redes sociales, lo cual generó dudas sobre su desempeño al frente del Gobierno de Finlandia.

Rechazo al mensaje contra los ciudadanos rusos

El discurso de Marin en el Parlamento Europeo fue criticado por distintos actores, que cuestionaron su llamado a provocar sufrimiento entre la ciudadanía rusa.

El periodista Ali Abunimah lamentó que las sanciones europeas hayan sido pensadas para hacer sufrir.

"Puedes tan solo imaginar si ella se hubiera atrevido a decir que los israelíes deben sufrir por el bárbaro apartheid de su gobierno", comparó.

"Sanna Marin tiene un lindo rostro y una mente genocida. Quiere que los rusos ordinarios sufran. ¿Qué diablos está pasando en Finlandia?", cuestionó la cuenta de Twitter del espacio activista WakeUpEurope.

El usuario Rafael del Valle dijo que, con su discurso, Sanna Marin está llamando al castigo colectivo, prohibido en los Convenios de Ginebra.

"Antes de 2020, solía preguntarme cómo podría el nazismo ocurrir en Europa. Ahora está tan claro como el agua para mí", apuntó.

Otro tarado mental: El primer ministro griego insta a los ciudadanos a enviar sus facturas de la luz al presidente de Rusia

En medio del descontento popular por el alza de los precios de la energía, el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, le dijo a su población que enviara las facturas de la electricidad a Putin.

"No quiero que nuestro pueblo se vea obligado a pagar el precio de una guerra", afirma el canciller de Hungría

El ministro de Exteriores Peter Szijjarto defendió la decisión de su Budapest de seguir comprando gas a Moscú: "Hungría depende de las fuentes rusas, porque no tenemos ninguna conexión física con otras grandes fuentes de gas […]. Así que si cortamos nuestros contactos con Rusia en materia de suministro energético nos quedaremos sin calefacción, sin industria, sin agua caliente...". El canciller explicó que el Gobierno del país intenta que la población "no se vea obligado a pagar el precio de una guerra".

Vucic: La UE está amenazando a Serbia

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, declaró este martes ante el Parlamento nacional que el país corre riesgo de perder las inversiones europeas ante las reiteradas amenazas por parte de Bruselas de dejar de financiar a Belgrado si el Gobierno decide renunciar a la idea de unirse a la UE.

Durante un acalorado debate sobre la autoproclamada República de Kosovo, los diputados de la oposición cuestionaron la política oficial del Gobierno a favor de la Unión Europea, ya que Bruselas puso como una condición previa para la eventual adhesión de Serbia al bloque el reconocimiento de la soberanía kosovar.

El líder del movimiento derechista Dveri, Bosko Obradovic, acusó al mandatario serbio de estar contando "cuentos de hadas" a la hora de abordar el tema de la membresía serbia en la UE.

"Eres el cuento de hadas más grande con esa historia. Nunca entraremos en la UE", dijo el político durante la sesión de la Asamblea.

A su vez, el presidente serbio confesó que sus viajes a Bruselas con el fin de dialogar "no estuvieron ligados a nada bonito" y dijo que la perspectiva de ingreso al bloque ha cambiado recientemente.

"No creo en los cuentos de hadas y no creo que la Unión Europea sea un lugar tan deseable como solía ser", aseveró Vucic, preguntando si Serbia debería abandonar su camino de integración europea y quién protegería a la nación y sus inversiones en ese caso.

"¿Cómo podemos decir que no vamos a unirnos a la UE, quién nos protegerá, cuántas personas están empleadas por alemanes, franceses, checos, empresas polacas en nuestro país?", recordó el mandatario. "¿Creen que ya no escuchamos amenazas de que retirarán inversiones si no reconocemos la independencia de Kosovo?", señaló Vucic, citado por medios locales.

Mientras tanto, la jefa del grupo parlamentario de ultraderecha Zavetnici, Milica Durdevic Stamenkovski, pidió al presidente de Serbia que cree un nuevo equipo compuesto por gente "capaz y profesional" para negociar sobre Kosovo, y lamentó su falta de reacción ante las condiciones que establece Bruselas.

"Se dice insistentemente que la Unión Europea presenta a Serbia ultimátums y demandas, pero no veo que usted les haya respondido", criticó Durdevic.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente