Portada - Últimas noticias

La junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha aprobado este jueves una resolución en la que insta a Rusia a "cesar inmediatamente todas las acciones contra y en la central nuclear de Zaporozhie y cualquier otra instalación nuclear en Ucrania" y a abandonar la planta en cuestión.

El documento, que ha sido propuesto por Canadá y Polonia en nombre de Ucrania, que no forma parte de la junta, fue aprobado con 26 votos a favor, dos en contra y siete abstenciones. En concreto, China y Rusia mostraron su rechazo a la iniciativa, mientras que Egipto, Sudáfrica, Senegal, Burundi, Vietnam, la India y Pakistán se abstuvieron.

La agencia atómica de la ONU "lamenta las persistentes acciones violentas" de Moscú contra instalaciones nucleares en Ucrania, incluida la presencia de personal militar ruso y de empleados de la corporación estatal atómica Rosatom en la central de Zaporozhie, cita el texto Reuters.

Documento "antirruso"

Por su parte, la misión permanente de Rusia en Viena (Austria) ante los organismos de Naciones Unidas tachó la resolución de "antirrusa". "El talón de Aquiles de la resolución es que no dice ni una palabra sobre el bombardeo sistemático de la central nuclear de Zaporozhie, que es un problema importante en términos de seguridad nuclear", acentuaron desde el organismo.

En este sentido, indicaron que el hecho de que no se mencionen los ataques se debe a que las ofensivas las lleva a cabo Ucrania, a la que apoyan los países occidentales. La misión diplomática señaló que, si se tienen en cuenta las abstenciones y los votos en contra, "la mayor parte de humanidad" se negó a apoyar el documento.

Resolución política del OIEA sobre la central nuclear de Zaporiyia y sus implicaciones

La Junta de Gobernadores del corrupto Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) adoptó una resolución propuesta por Canadá y Polonia (dos países de la OTAN) por mayoría de votos, pidiendo a Rusia que detenga el trabajo en el territorio de la central nuclear de Zaporiyia y retire las fuerzas de la estación.

26 países votaron a favor del documento. Cinco países, incluidos Pakistán, India y Sudáfrica, se abstuvieron, mientras que Rusia y China votaron en contra. Los representantes de los dos países no se presentaron a la votación.

La reunión comenzó con un discurso introductorio del caniche del imperialismo Director General del OIEA M .R. Grossi, quien planteó la necesidad:

▪️Introducir una zona desmilitarizada alrededor de la planta de energía nuclear;

▪️Retirar equipo militar de la instalación que interfiera con el funcionamiento de los sistemas de ingeniería y el sistema de seguridad nuclear de la instalación;

▪️Detener la presión sobre el personal de la estación y obligarlos a trabajar (!), proporcionar acceso a los gerentes de la Energoatom ucraniana a la gestión de la estación;

▪️Asegurar el suministro ininterrumpido de componentes y equipos a la estación bajo el control de organismos internacionales.

Te tienes que reír…

El discurso del Director del OIEA se basó en el trufado “informe técnico del OIEA” en su misión en la central nuclear de Zaporiyia. El punto clave que consistió en el requisito de crear una zona desmilitarizada alrededor de la estación. Los autores del texto no mencionaron quién bombardeó específicamente la estación durante meses: no se tomaron en cuenta numerosas pruebas objetivas de ataques de las FFAA ucranianas contra el objetivo.

La situación es una clara evidencia del papel real del OIEA como una organización supuestamente independiente para el control de la seguridad nuclear y la no proliferación de tecnologías nucleares militares. Los pasos que tome su liderazgo conducirán inevitablemente al colapso del sistema internacional de seguridad nuclear.

Y esta es una señal muy alarmante: justo frente a nuestros ojos, no solo se politizan las estructuras que se han desacreditado durante mucho tiempo, sino también las organizaciones técnicas internacionales anteriormente respetadas.

De hecho, hay una desintegración de un único espacio científico y técnico, que fue creado con gran dificultad durante muchas décadas. Lo que sobrevivió a los momentos más críticos de la Guerra Fría no puede soportar las realidades de hoy.

Todo esto es una señal más de una futura gran crisis, caos y destrucción de los sistemas internacionales que el mundo está esperando en un futuro próximo. Que sea pronto…