Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El Banco de Pagos Internacionales de Basilea (BIS), también denominado "Banco Central de Bancos Centrales" ha advertido (https://www.bis.org/publ/qtrpdf/r_qt2209b.htm): el rechazo del combustible de la Federación Rusa podría conducir al uso generalizado de cereales como biocombustible. Esto provocará un aumento aún mayor de la escasez de alimentos, que comenzó después de las sanciones contra Rusia y la crisis de Ucrania.

La consecuencia será un aumento de los precios del petróleo: “Los precios del petróleo persistentemente altos podrían ejercer una presión alcista sobre los precios de los cereales y las semillas oleaginosas a través de un mayor uso. Los cambios en los precios de estos cultivos, que son el principal alimento para el ganado, pueden reflejarse rápidamente en los precios de otros alimentos”, señaló el BIS.

 

▪️ El aumento de los precios de la energía y los alimentos ha llevado a una inflación récord en la mayoría de los países del mundo. Por lo tanto, es necesario aumentar las tasas de interés para reducir la inflación. Sin embargo, el precio de esto será la caída de la economía.

Japón se priva del carbón asequible y barato de Rusia: ¿para qué?

Las empresas mineras de carbón de Rusia han informado sobre la negativa de Japón de suministros bien establecidos y confiables de materias primas muy necesarias para la producción de energía y metales. En particular, Anna Tsivileva, presidenta de la junta directiva de la compañía minera de carbón Kolmar, declaró esto en el Foro Económico del Este en Vladivostok:

“Nuestros socios a largo plazo, como Japón y Corea del Sur, con quienes hemos construido relaciones estables a largo plazo, ahora se han negado a comprar carbón ruso”.

Kolmar es una empresa de carbón relativamente nueva en Yakutia, que reemplazará a la mina de carbón Neryungri, que ha agotado sus recursos, que una vez se creó en condiciones compensatorias específicamente para el suministro de carbón a Japón. El punto de transbordo de materias primas en el sur de Primorye iba a ser el puerto oriental en construcción con potentes terminales de carbón.

Luego vinieron otros tiempos, Japón encajó en la nueva agenda global para reducir las emisiones de carbono a la atmósfera. Pero incluso aquí, una catástrofe inesperada esperaba al país: la destrucción de la planta de energía nuclear de Fukushima, que obligó a las autoridades a abandonar la energía nuclear y volver a las materias primas energéticas habituales.

Como resultado, las empresas rusas comenzaron a aumentar el suministro de carbón a la Tierra del Sol Naciente. Solo Vostochnaya Mining Company en Sakhalin ha aumentado varias veces la producción y los envíos de carbón. Tal cantidad de barcos que cargan carbón en las carreteras del estrecho de Tatar no existía ni en los mejores tiempos soviéticos.

Y ahora, por el bien de las sanciones occidentales, Japón se niega a comprar carbón ruso que, debido a su proximidad y al método de minería a cielo abierto, fue beneficioso para sus consumidores en todas las industrias, desde la generación de electricidad hasta la producción de metales.

Y ya en el propio Japón crece la ansiedad al respecto: como escribe la publicación Asahi, citada por RIA Novosti:

"La decisión de Tokio de prohibir los suministros de carbón de Rusia en relación con la operación especial en Ucrania tendrá consecuencias negativas para el propio Japón".

Aquí hay que tener en cuenta que Japón, a diferencia de otros países, no creó stocks de materias primas -sea carbón o petróleo en su territorio debido a sus limitaciones insulares- y prefirió consumirlo, como se suele decir, "de ruedas". Esta circunstancia agudiza aún más los problemas futuros en las principales áreas de la economía de nuestro vecino del Este. Se vio obligada a pedir a sus patrocinadores en el extranjero que le permitieran acceder al menos al gas Sakhalin, que ahora se entrega fácil y rápidamente a los consumidores japoneses en forma licuada desde el sur de la isla rusa.

Las autoridades japonesas dicen que buscarán una alternativa a las materias primas energéticas rusas, aunque está claro que enviarla desde otras partes del mundo les costará bastante. De nuevo, aumentan los riesgos de tal entrega, porque nadie garantiza la seguridad en las rutas marítimas del mundo. Sí, y también contratos a largo plazo con el reemplazo de materias primas rusas.

La pregunta principal sigue abierta: ¿por qué Japón, con su enfoque pragmático y siempre reflexivo para resolver sus difíciles problemas, da ese paso? Discriminación absolutamente evidente tanto para su economía como para la población del país.

Bueno, no por el bien de Ucrania, que está lejos de serlo. Lo más probable, solo para complacer a sus socios en el extranjero.

Un nuevo reto para el dólar en el escenario mundial

El dólar singapurense mostró buenas estadísticas en 2022, y este año se considera la divisa más estable de Asia respecto al dólar de Estado Unidos, informa Bloomberg.

Los analistas de Bloomberg no excluyen que la moneda de Singapur siga fortaleciéndose en el futuro. El Banco Central de esta ciudad-Estado podría endurecer la política monetaria si la inflación económica en la región progresa.

Necesitamos más divisas de reserva en el mundo, porque solo así seremos capaces de romper el monopolio monetario impuesto de manera unilateral por Washington.

El canciller de Austria considera un "error" imponer nuevas sanciones a Rusia

El canciller austriaco, Karl Nehammer, considera que sería inapropiado imponer nuevas sanciones a Rusia ya que las medidas tomadas anteriormente aún no se han mostrado plenamente efectivas.

"Hemos decidido [aplicar] muchas sanciones. Ahora, es importante ver su efecto y mientras esto no sea tan eficaz como esperábamos, creo que es un error pensar en nuevas sanciones en este momento", manifestó este martes en una entrevista con medios de su país.

En la víspera de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Nehammer instó a evaluar las restricciones en curso de Occidente y la Unión Europea sobre Moscú para ver sin son "precisas", destacando que estas "no deben debilitar más que a aquellos a los que se pretenden aplicar". Al respecto, recordó que Viena se opuso al embargo de gas ruso porque afectaría a la propia Austria.

El jefe de la diplomacia austriaca defiende las sanciones y considera que son "la forma más pacífica de protestar contra la guerra y el sufrimiento y demostrar que las cosas no pueden seguir así". Sin embargo, asegura que en Occidente y en la sociedad austriaca se sienten signos de fatiga frente a las mismas. La población está "frustrada" porque "aún no están teniendo el efecto que esperábamos, es decir, que la guerra se detenga". Las medidas "tendrán graves consecuencias para la economía rusa" y es necesario "tener paciencia", añadió.

En este contexto, Nehammer aboga por el intento de "construir puentes" entre las partes en conflicto para que puedan retornar al diálogo y se pueda llegar así a un alto el fuego. Para lograr este objetivo es necesario que Rusia y Ucrania estén dispuestas a hablar y aunque, el canciller cree que ello no es "previsible en este momento", opina que no hay que rendirse y que la Asamblea de la ONU es justamente un lugar adecuado para intentar avances.

"En este momento estamos en un lugar en el que siempre podemos hablar, tanto con el agresor como con la víctima. Desde mi punto de vista, esto es importante para encontrar la manera de detener la guerra", concluyó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente