Libros Recomendados

Mateo Ehrlich

El pensamiento de Glazyev tiene sus raíces en una corriente intelectual antigua y poderosa que se deriva de una fuerte tradición en Rusia basada en el crédito estatal, la soberanía nacional, la infraestructura a gran escala, el progreso científico y la cooperación en la que todos ganan.

El 11 de septiembre de 2022 , el brillante economista ruso, gran estratega y arquitecto líder de la nueva arquitectura financiera multipolar emergente Sergey Glazyev pronunció un notable discurso conmemorativo sobre la vida y obra de su amigo y aliado Lyndon LaRouche (1922-2019), quien cumplió 100 años  el pasado 8 de septiembre.

En el poderoso discurso de 13 minutos, Glazyev describe las causas fundamentales del actual colapso financiero sistémico que se está desarrollando en el mundo occidental y que su difunto amigo había pronosticado hace más de 30 años. Va más allá al presentar un sorprendente programa para una recuperación global y una reforma de la globalización que ha tomado la forma de la integración de la Unión Económica Euroasiática con el "Puente terrestre de Eurasia" y el programa más amplio de la Nueva Ruta de la Seda que fue presentado por primera vez por China en 2013 y que había sido propuesta por el Sr. LaRouche ya en 1994.

El discurso completo debe escucharse aquí

Aunque varios intelectuales occidentales influyentes han intentado atribuirse el mérito del pensamiento estratégico de Sergey Glazyev en los últimos años, el hecho es que el pensamiento de Glazyev tiene sus raíces en una corriente intelectual antigua y poderosa que se deriva de una tradición fuerte, aunque olvidada, en Rusia basada en el Estado, crédito, soberanía nacional, infraestructura a gran escala, progreso científico y, lo que es más importante, cooperación beneficiosa para todos.

Esta escuela de ciencia económica estaba vibrantemente viva en los días del Zar Alejandro II, y la red de estadistas nacionalistas que saltó a la fama durante la segunda mitad del siglo XIX, siendo la más notable la figura del gran Ministro de Finanzas y primer Primer Ministro de Rusia. El ministro Sergey Witte, que encabezó la construcción del Ferrocarril Transiberiano, imaginó un sistema de bancos estatales y redes mundiales de ferrocarriles que se extenderían por Asia, Europa y las Américas a través del Estrecho de Bering.

En el siglo XX, esta escuela fue interrumpida por la revolución de color bolchevique financiada por agentes de inteligencia y oligarcas occidentales, pero revivió de una manera única bajo la guía del gran biogeoquímico ruso y líder de la Academia de Ciencias Vladimir Ivanovich Vernadsky ( 1863-1945).

Es irónico que esta escuela de dirigistas haya aplicado un sistema alguna vez más conocido como “El Sistema Americano” propuesto por Henry Clay, Friedrich List, Henry C Carey y Lincoln al contexto euroasiático y también no es una pequeña ironía que ambas escuelas situaran sus inspiración en la figura del científico-estadista Gottfried Leibniz (1646-1716) quien no solo innovó una “ciencia de la economía” en la forma de su Sociedad y economía de 1671 y Sobre el establecimiento de una sociedad de las artes y las ciencias de 1672 , sino que también se convirtió en un destacado asesor del Zar Pedro el Grande en 1712. Dentro de su ' Así que deseas aprender todo sobre economía' publicado en 1984, LaRouche identificó a Leibniz como el creador del campo de la economía física como una rama de la física.

Fue durante su tiempo como Consejero Privado de Rusia de 1712 a 1716, cuando Leibniz se hizo conocido como el "Solón de Rusia", a quien se le asignó la tarea de reformar toda la administración financiera y legal de Rusia. Sin embargo, no se detuvo allí, sino que presentó un programa para una evaluación nacional completa del desarrollo minero, mineralógico e industrial que guió a generaciones de constructores de la nación rusa después de su muerte.

Posiblemente, lo más notable fue que Leibniz puso en marcha nuevas instituciones científicas que podían alentar el nacimiento de nuevos descubrimientos y traducir esos descubrimientos en formas siempre nuevas de progreso tecnológico. La más importante de estas organizaciones se conoció como la Academia de Ciencias de Rusia, que finalmente se inauguró en 1725.

Al igual que Witte , Glazyev y LaRouche en los siglos XIX y XXI, Leibniz estableció una visión estratégica que dependía de una alianza de progreso tecnológico y cultural entre Rusia y China que podría acabar con la corrupción oligárquica profundamente arraigada en Europa y dar paso a una nueva alianza.

En el primer número de Novissima Sinica (también conocido como 'Noticias de China') publicado en 1697, Leibniz escribió:

“CONSIDERO UN PLAN SINGULAR DE LOS DESTINO QUE EL CULTIVO Y EL REFINAMIENTO HUMANO DEBEN CONCENTRARSE HOY, COMO ERA, EN LOS DOS EXTREMOS DE NUESTRO CONTINENTE, EN EUROPA Y EN CHINA, QUE ADORNA EL ORIENTE COMO EUROPA HACE EL BORDE CONTRARIO DEL TIERRA. QUIZÁS LA SUPREMA PROVIDENCIA HA ORDENADO TAL DISPOSICIÓN, PARA QUE A MEDIDA QUE LOS PUEBLOS MÁS CULTIVADOS Y DISTANTES SE EXTENDAN LOS BRAZOS, LOS QUE SE ENCUENTRAN EN MEDIO PUEDAN SER LLEVADOS GRADUALMENTE A UNA MEJOR FORMA DE VIDA. NO ME PARECE ACCIDENTE QUE LOS RUSOS, CUYO AMPLIO REINO CONECTA EUROPA CON CHINA Y QUE DOMINAN LAS PROFUNDAS TIERRAS BÁRBARAS DEL NORTE A LA ORILLA DEL OCÉANO CONGELADO, DEBEN SER LLEVADOS A LA EMULACIÓN DE NUESTROS CAMINOS A TRAVÉS DE LA EXTENSIÓN LOS ESFUERZOS DE SU GOBERNANTE ACTUAL [PEDRO I]”.

Fue este sistema que evolucionó a partir de una fuente singular tanto en Rusia como en los EE. UU. que tanto Lyndon LaRouche como Glazyev surgieron como campeones modernos en nuestra era actual asediada. Si bien algunos pueden querer afirmar sin pruebas que Glazyev es un "seguidor de la teoría monetaria moderna", los hechos de las acciones, palabras y orientación política de Glazyev atestiguan una realidad muy diferente.

Fue por esta razón que Glazyev comenzó a reunirse directamente con Lyndon LaRouche durante los muchos viajes de este último a Rusia en la década de 1990 después de que el joven economista demostrara sus principios consistentes al renunciar a su cargo como Ministro de Relaciones Exteriores y Económicas bajo Boris Yeltsin en 1993 cuando quedó claro que la intención detrás de las reformas que se esperaba que supervisara estaba diseñada para destruir su nación. En su libro de 1999 Genocidio: Rusia y el Nuevo Orden Mundial , Glazyev expuso los dos caminos a seguir para Rusia en el siglo XXI diciendo:

“O nos sometemos pasivamente a una política suicida de autodestrucción y colonización de Rusia, que ha sido impuesta desde el exterior por el engaño y el soborno, o nosotros... pasamos a una estrategia científicamente fundamentada para el crecimiento económico, la mejora del bienestar del pueblo y la restauración de la fuerza espiritual-intelectual y el potencial científico y técnico del Estado ruso”.

Afortunadamente para Rusia y el mundo, los nacionalistas que no estaban dispuestos a sacrificar su gran civilización en el altar de los financieros sociópatas lograron deshacerse de una traicionera bomba de relojería alcohólica y traer a un joven busca problemas llamado Vladimir Putin. Esta reforma vital de 1999 fue realizada por el patriota ruso y luego primer ministro Yevgeni Primakov. Bajo este nuevo liderazgo, Sergey Glazyev fue nombrado presidente de la Comisión de Política Económica de la Duma Estatal. En ese momento, volvió a enfatizar su perspectiva política de 1999 en su 'Diálogo con Lyndon LaRouche' de 2001 patrocinado por el Instituto Schiller, que  se puede ver aquí.

Transcripción de las declaraciones de Sergey Glazyev sobre el centenario de Lyndon LaRouche

Este año, la gente progresista de todo el mundo está celebrando el centenario del nacimiento del brillante pensador y no dudaría en decir profeta de nuestro tiempo, Lyndon LaRouche.

Desafortunadamente, ya no podemos conversar con él, y es una pena que no viviera para ver el día en que sus advertencias sobre el colapso del sistema financiero mundial se cumplieron hace ya 30 años.

Y quizás incluso antes, Lyndon LaRouche llamó la atención sobre el hecho de que la inflación de las burbujas financieras, incluidas las burbujas de derivados y la creación de esquemas piramidales financieros, inevitablemente provocarían el colapso del sistema financiero mundial y propuso adoptar medidas oportunas para evitar ese colapso. Si los líderes de las naciones del mundo hubieran escuchado entonces la voz de Lyndon LaRouche, tal vez hubiéramos logrado evitar las convulsiones sociales que enfrentamos hoy como resultado del colapso del sistema financiero y económico mundial que se basa en la emisión ilimitada de el dólar y otras monedas de reserva occidentales.

Estas burbujas financieras no se hacen más pequeñas. Hemos visto que los intentos de limpiarlos terminan en la inflación de nuevas burbujas, incluidos los fondos de pensiones, [y] no impidieron que las burbujas financieras se inflaran nuevamente como resultado de la emisión ilimitada de las monedas de reserva mundial utilizando el dispositivo de so- denominada “flexibilización cuantitativa”.

… El mundo se hunde en el caos precisamente de acuerdo con el escenario, el escenario negativo del que hablaba Lyndon LaRouche en los pronósticos que hizo hace 30 o 40 años.

En aquel entonces, propuso que en lugar de inflar burbujas financieras, los países emisores de divisas de reserva mundial, junto con sus socios y otros países, deberían invertir en la construcción de una infraestructura global que reduciría el costo del comercio, aumentaría la eficiencia de los lazos económicos internacionales y contribuir en general a aumentar la conectividad en todo el mundo.

Entonces, vio el proceso de globalización como un proceso de expansión de la cooperación entre países en lugar de intentos de algunos países de explotar a otros.

En cuanto a la “globalización liberal” que hoy conduce al colapso del sistema financiero mundial, LaRouche la criticó. Propuso un modelo diferente de globalización basado en los principios de la economía física, en particular el famoso proyecto que él y su esposa Helga Zepp-LaRouche presentaron para la discusión internacional: El puente euroasiático.

Este es un proyecto espléndido e interesante que ahora, después de muchos años, ha comenzado a implementarse a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, que apoyamos al vincularla con la Unión Económica Euroasiática.

Lyndon LaRouche miró décadas adelante hacia el inevitable colapso de su política de expansión financiera bajo la cual los intereses de los especuladores eclipsan a los especuladores globales y la oligarquía mundial que son parásitos de la emisión monetaria de las monedas mundiales.

Muy disgustado por esto, fue perseguido y enfrentó el encarcelamiento.

Se postuló para la presidencia de los Estados Unidos varias veces y si Lyndon LaRouche hubiera sido elegido presidente, el mundo de hoy se estaría desarrollando de manera estable.

No habría el caos creciente. No habría guerras mundiales y provocaciones que hace la oligarquía global para cancelar sus deudas con Rusia y con Europa.

El colapso del sistema financiero podría haberse evitado si la organización del partido demócrata hubiera apoyado a LaRouche como su candidato presidencial hace muchos años.

Pero desafortunadamente, la historia no reconoce el modo subjuntivo o, como solemos decir, "nadie es profeta en su propio país".

La voz de LaRouche se escuchó muy bien.

Lo recordamos en prácticamente todos los grandes países del mundo que hoy se desarrollan con éxito, sobre todo India y China.

Hay partidarios de LaRouche que han utilizado sus pensamientos e ideas para crear sus milagros económicos. Son los principios de la economía física defendidos por LaRouche los que hoy en día subyacen al milagro económico chino y están allí en los cimientos de la política de desarrollo económico de la India.

Los partidarios de LaRouche en esos países ejercen una influencia fructífera, positiva y constructiva en la configuración de la política económica en estas naciones líderes del nuevo paradigma económico mundial.

No debemos olvidar el legado creativo de Lyndon LaRouche que demuestra la interconexión de los acontecimientos que tienen lugar hoy con sus raíces hace muchos siglos.

Siempre me impresionó la enorme erudición de área de Lyndon LaRouche. Vio la oligarquía global parasitaria desde sus orígenes y rastreó cómo esas familias oligárquicas eran parásitos en el comercio, primero en Venecia, luego se reasentaron y continuaron construyendo su poder financiero a través del comercio internacional y la especulación global en Holanda. Luego se mudaron a Inglaterra y luego tomaron el control del sistema político de los Estados Unidos.

Lyndon LaRouche vio la totalidad de la historia mundial a través del prisma de la lucha entre los buenos intereses nacionales, los intereses de mejorar el bienestar general y las fuerzas del mal.

La oligarquía financiera mundial que obstaculiza el desarrollo de los países, que se esfuerza por extraer superganancias especulativas del comercio y la cooperación económica y que engaña al mundo entero inflando burbujas especulativas y abusa de sus posiciones de poder en los países donde domina el sistema político. Vemos cómo la oligarquía financiera estadounidense de hoy está desatando una guerra mundial híbrida que incluye el riesgo de una catástrofe nuclear con el fin de aferrarse a su hegemonía global.

Las advertencias de Lyndon LaRouche se están cumpliendo. Es importante que estas advertencias no sean abstractas. No son simplemente líneas en un gráfico.

Recuerdo la famosa triple curva donde mostraba la creciente brecha entre el tamaño de la economía real mundial y el tamaño del sistema financiero mundial.

 

Él fue el primero en advertir esta desproporción que hace 30 años aún no era tan grande.

Todavía se podría haber superado transformando los excedentes de agregados financieros del sector real en proyectos reales de inversión. Ahora bien, esto es un abismo gigantesco. Hoy es imposible transformar cuatrillones de dólares de burbujas financieras en inversiones en el sector real de la economía.

Simplemente no hay mecanismos para esto. Ninguno se creó porque la parasitaria oligarquía financiera que odiaba a LaRouche, que siempre trató de callarlo y lo persiguió y trató de mantenerlo encerrado, terminó por adquirir el monopolio del poder político en Estados Unidos, y hoy utiliza su influencia política en Washington para obligar a todos los países del mundo a obedecer su voluntad. Continúa dominando el mundo y ejerciendo su hegemonía para extraer superganancias de operaciones especulativas.

Lyndon LaRouche resultó tener razón.

Lo llamamos un modelo económico mundial integrado en el que el capital financiero estará subordinado a las tareas de desarrollo de la economía y en el que los principios de la economía física llegarán a buen término, ya que podemos ver que los países que están tomando este camino están teniendo éxito. No hay duda de que la oligarquía financiera estadounidense gobernante está perdiendo la guerra mundial híbrida que ha iniciado contra toda la humanidad.

Es lamentable que el precio que habrá que pagar por ello sea muy alto.

Eso incluye las vidas que se pierden como resultado de la guerra que la oligarquía financiera estadounidense y europea organizó contra Rusia en el territorio de Ucrania.

Tenemos que reunir todas nuestras fuerzas para luchar contra ese mal y el legado creativo de Lyndon LaRouche ayuda en esto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue