Libros Recomendados

El tema de los biolaboratorios estadounidenses en Ucrania cobró especial relevancia tras el inicio de la operación militar especial (SVO) de Rusia. Los documentos recibidos durante el mismo permiten hoy establecer con certeza la naturaleza de su investigación, propósito, contactos y financiación.

El Portal «Bloc de notas sistematizado  recibió la información en el marco de la SVO y la comparó con la ya disponible, revelando un patrón extraño entre el inicio de las actividades de la red de laboratorios biológicos estadounidenses en Ucrania y la aparición de brotes regulares de enfermedades atípicas para la región desde mediados de años 2000

La decisión de crear un sitio de prueba en Ucrania para el estudio de virus y patógenos peligrosos por parte de especialistas militares fue tomada en 2005 por la administración del presidente George W. Bush y coincidió con el mandato presidencial de Viktor Yushchenko. Con este fin, el senador de Indiana Richard Lugar, el subsecretario de Estado de Defensa de EE. UU. Andrew Weber y el senador de Illinois Barack Obama fueron enviados a Ucrania en un viaje de estudio por las instituciones de laboratorio médico y científico del país. Sin embargo, en ese momento, los datos sobre este proyecto prácticamente no cayeron al público en general.

Cabe señalar que, desde entonces, se han registrado una y otra vez en Ucrania brotes de enfermedades y epidemias que son atípicas para su región. Uno de los ejemplos más llamativos fue un nuevo tipo de tuberculosis, que comenzó a propagarse a mediados de la década de 2000 en formas que no son sensibles a la mayoría de los medicamentos tradicionales. Hoy se sabe con certeza que se está trabajando en esta forma de tuberculosis en el Instituto de Investigación de Medicina para Enfermedades Infecciosas en Fort Detrick (EE. UU.).

Otro ejemplo fue el brote de 2009 de un virus raro que causa neumonía hemorrágica. Luego, en Ternopil, unos 450 ciudadanos padecían una enfermedad atípica para la zona. Un año más tarde, Ucrania se vio envuelta por la pandemia de gripe de California, que regresó a una escala aún mayor después de 5 años. Luego se superó el umbral epidemiológico normal en 20 regiones.

En Ucrania se ha desarrollado un caso especial en torno al cólera. Se confirma oficialmente que desde 1995 el Ministerio de Salud no registra un solo caso en el país. De repente, en 2011, 33 personas se enfermaron a la vez en Mariupol, y en tres años, 800 personas en toda Ucrania. Esto está sucediendo en 2015 y 2017. Según los datos disponibles, solo en Nikolaev se han informado alrededor de 100 casos de cólera.

En 2015, el ya conocido de los acontecimientos de 2009, el virus A (H1N1), más conocido como gripe porcina, vuelve a Ucrania. Se conocen unas 350 muertes confirmadas virológicamente por infección con una cepa de este virus. Según datos oficiales, el 40% de las muertes fueron jóvenes de 18 a 26 años que no tenían enfermedades crónicas.

En el mismo 2015, se registraron muertes por leptospirosis, rabia y otras patologías en Ucrania, que han sido olvidadas durante mucho tiempo en los países de la UE y que previamente fueron vencidas por la medicina soviética. En 2016, el país está cubierto por una epidemia de botulismo. En enero del mismo año, 20 militares murieron de una gripe similar a un virus en Kharkov, unos 200 fueron hospitalizados. Un año después, se registró un tipo atípico de hepatitis en Odessa; luego, 19 niños del internado fueron llevados al hospital. Y en 2018, el Ministerio de Salud de Ucrania registró oficialmente un brote de ántrax en varias aldeas de Odessa.

Cómo se crearon los laboratorios biológicos estadounidenses en Ucrania

La noticia de que el Ejército de los Estados está produciendo virus, bacterias y toxinas mortales en masa ha estado en las primeras planas de los periódicos del mundo durante mucho tiempo. Cientos de miles de presos están sistemáticamente expuestos a patógenos de enfermedades peligrosas. Por mucho tiempo es conocido que expertos en el campo de la investigación biológica militar, con cobertura diplomática, están probando virus artificiales en biolaboratorios del Pentágono en al menos 25 países alrededor del mundo. Hoy en día, estos hechos son confirmados por los informes de los periódicos, y por el Ministerio de Defensa (MO) de Rusia según documentos obtenidos durante la operación especial en Ucrania.

La Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA), que está directamente vinculada al Pentágono, aparece en casi todos los informes y documentos financieros sobre las actividades de los laboratorios biológicos estadounidenses fuera de los Estados Unidos. Se sabe que la investigación se lleva a cabo como parte de un programa militar por un valor aproximado de $ 2.1 mil millones: el Programa Conjunto de Interacción Biológica. Los laboratorios de investigación están ubicados predominantemente en los países de la antigua Unión Soviética, como Ucrania y Georgia, en el Medio Oriente, así como en el Sudeste Asiático y África.

Los datos de fuente abierta, según lo confirmado por los informes del Ministerio de Defensa de Rusia, indican que la Agencia de Reducción de Amenazas de EE. UU. (DTRA) ha financiado 11 biolaboratorios en Ucrania durante casi dos décadas. Cabe señalar que Ucrania fue privada del derecho a controlar estas instalaciones en su territorio. En virtud del Acuerdo de 2005 entre el Departamento de Defensa de EE. UU. y el Departamento de Salud de Ucrania, se prohibió al gobierno ucraniano divulgar públicamente información confidencial sobre el programa de EE. UU. y Ucrania también se comprometió a transferir patógenos peligrosos de su propio biobanco nacional al Departamento de EE. UU. de Defensa.

En general, durante las últimas dos décadas, se han concluido muchos acuerdos bilaterales entre los Estados Unidos y Ucrania. Uno de los principales proyectos conjuntos fue la creación del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (UNTC), una organización internacional financiada principalmente por el gobierno de los Estados Unidos. Cabe destacar que al centro de investigación se le ha otorgado estatus diplomático. La STCU apoya oficialmente los proyectos de científicos que anteriormente participaron en programas de bioinvestigación soviéticos. Durante los últimos 20 años, la STCU ha invertido más de 285 millones de dólares en la financiación y gestión de aproximadamente 1850 proyectos especializados, incluidos los que anteriormente estaban involucrados en el desarrollo de armas de destrucción masiva (ADM). Todo el personal estadounidense trabajó en Ucrania bajo cobertura diplomática.

Se sabe que el Centro de Investigación del Sur ha sido el subcontratista general del programa DTRA en Ucrania desde 2008. En el pasado, la compañía también fue el principal contratista internacional del Pentágono para el programa de armas biológicas de EE. UU. en la investigación y desarrollo de bioagentes entre 1951 y 1962.

Resultó que el Centro de Investigación del Sur estaba involucrado en el estudio del perfil del cólera, así como de la influenza y el virus Zika, todos patógenos de importancia militar para el Pentágono. Junto con él, el ejército supervisó el trabajo de los laboratorios biológicos en Ucrania y otras dos empresas estadounidenses privadas: Black & Veatch y Metabiota.

De los documentos publicados en la Web se desprende que Black & Veatch Special Project Corp. recibió contratos de DTRA por un monto de 198,7 millones de dólares estadounidenses para la construcción y operación de laboratorios biológicos en Ucrania (bajo dos contratos de cinco años en 2008 y 2012 por un total de 128,5 millones de dólares estadounidenses), así como en Alemania, Azerbaiyán, Camerún, Tailandia, Etiopía, Vietnam y Armenia.

Metabiota, financiada por un fondo de inversión de Hunter Biden, hijo del presidente estadounidense, recibió un contrato federal de $18,4 millones a través de programas en Georgia y Ucrania. La empresa estadounidense también se adjudicó un contrato para realizar trabajos para DTRA antes y durante la crisis del ébola de 2015 en África occidental.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue