Libros Recomendados

Vladimir Malyshev

EE.UU. roba tanto el petróleo como el grano en Siria

Las autoridades de Estados Unidos deben detener inmediatamente la exportación ilegal de productos agrícolas y de petróleo desde el territorio de Siria, declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin. Señaló que el ejército estadounidense ha tomado y ocupado las zonas más importantes de producción agrícola y los campos petrolíferos de Siria. El diplomático chino lo calificó de saqueo a nivel estatal y exigió no sólo dejar de saquear los recursos sirios, sino también compensar todos los daños causados por los estadounidenses al país árabe.

El representante chino señaló que las principales comunicaciones de Siria están en manos de los estadounidenses. Como dicen los propios sirios, señaló Wang Wenbin, muchos están amargados por las acciones de los militares estadounidenses y dicen: los estadounidenses no están aquí para luchar contra el terrorismo, sino para robar el país.

Muchas fuentes sirias confirman que los estadounidenses están saqueando Siria, según el periódico iraní Resalat. Las estadísticas oficiales proporcionadas por el Ministerio de Petróleo sirio confirman que hasta 70.000 barriles de petróleo son sacados del país cada día por los estadounidenses y los grupos bajo su control.

Como señala el diario saudí Asharq Al-Awsat, el tamaño de las reservas de petróleo de Siria ha sido clasificado durante mucho tiempo. En 2015, el Departamento de Defensa de Estados Unidos estimó que el Estado Islámico (EI)*, prohibido en Rusia, ganaba 40 millones de dólares al mes con la venta de petróleo sirio. Dos años después, el EI fue expulsado de las zonas del este de Siria y las Fuerzas Democráticas Sirias kurdas, respaldadas por Estados Unidos, tomaron el control de los principales campos petrolíferos del país.

La producción de petróleo de Siria en 2008 fue de 406.000 barriles diarios. En 2015, la producción de petróleo había caído a 27.000 bpd, en 2018 la producción era de sólo 24.000 bpd. Luego, en 2020, aumentó a 89.000 bpd, pero como el ministro sirio de Petróleo y Recursos Minerales, B. Tuome dijo que casi todo el petróleo que se produce actualmente en el este de Siria es robado.

El saqueo de los recursos naturales de Siria por parte de los estadounidenses ha sido señalado desde hace tiempo por el Ministerio de Defensa ruso. En 2019, el general de división Igor Konashenkov, portavoz del ministerio, dijo: "Se está extrayendo petróleo con equipos proporcionados en elusión de todas las sanciones de EE.UU. por las principales empresas occidentales". Y el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo sin rodeos que el ejército estadounidense lleva mucho tiempo en territorio sirio de forma ilegal y robando minerales del país.

El ex presidente estadounidense Donald Trump también confirmó el robo de Siria: "Estamos reteniendo el petróleo. Recuérdelo. Siempre he dicho que hay que aguantar el aceite. Y queremos quedarnos con el petróleo: 45 millones de dólares al mes".

En 2019, la publicación estadounidense Politic informó de que una empresa estadounidense había firmado un contrato con las autoridades kurdas del noreste de Siria para explotar y exportar crudo de la región en un acuerdo secreto aprobado por el gobierno estadounidense. "El ministro de Asuntos Exteriores de Siria calificó el acuerdo de ilegal y dijo que estaba "robando" el petróleo sirio", señala Politico.

Estados Unidos no sólo está saqueando el petróleo sirio, sino también el grano sirio. Antes del conflicto, Siria era un país agrícola próspero y producía al menos entre tres y cuatro millones de toneladas de trigo al año. La cosecha fue suficiente no sólo para satisfacer la demanda interna sino también para exportar, incluso a la Unión Europea. Ahora el grano escasea en Siria y Damasco se ve obligado a comprarlo en el extranjero.

El ejército estadounidense y sus subordinadas Fuerzas Democráticas Sirias ocupan y mantienen el territorio en la orilla oriental del río Éufrates, centrado en la provincia de al-Hasakah, la mayor productora de trigo del país. Tanto el grano producido allí como el petróleo producido son expropiados por los estadounidenses y su clientela siria y, pasando por encima de Siria, se trasladan a Iraq.

Desgraciadamente, casi no hay países en el mundo que se tomen en serio esta injusticia, señala Yahoo Noticias. Si el trigo y el petróleo de las orillas orientales del Éufrates se utilizaran plenamente para satisfacer la demanda interna, los problemas alimentarios y de otro tipo del país se aliviarían en gran medida y el nivel de vida de la población local aumentaría. "Sin embargo", escribe una publicación japonesa, "la situación del pueblo sirio... es ignorada con seguridad por los medios de comunicación occidentales y los grupos de derechos humanos. Sólo los medios de comunicación del gobierno sirio, así como los medios rusos y chinos, cubren este gran problema, pero sus informes son desestimados en Occidente en Japón como propaganda de una dictadura".

El 21 de julio, Dmitry Polyansky, Primer Representante Permanente Adjunto de Rusia ante la ONU, durante una reunión de la Asamblea General de la ONU, reiteró: "Las únicas zonas fuera del control del gobierno sirio siguen siendo únicamente Zayefrater, donde los ocupantes estadounidenses saquean diariamente los recursos de cereales e hidrocarburos, y la zona de desescalada de Idlib, en el noroeste, ocupada por los terroristas internacionalmente reconocidos de Hayat Tahrir al-Sham".

Con el telón de fondo de la hipócrita preocupación de Estados Unidos por el grano ucraniano, el descarado saqueo estadounidense en Siria parece especialmente cínico.

La piratería del eje del mal

Damir Nazarov

El sionismo parece haberse establecido en varias islas de mares adyacentes a la vez. Se trata de Socotra (Mar de Arabia) y Tirán (mar Rojo). Si las cosas son mucho más sencillas con Tirán (los saudíes y los egipcios ponen amablemente la isla a disposición de los sionistas), la situación de Sokotra presagia una nueva guerra de independencia para el pueblo yemení.

Aprovechando su posición privilegiada en la intervención saudí contra Yemen, los militares emiratíes comenzaron a ocupar Socotra a partir de 2015 con la esperanza de crear un sentimiento pro-emirati. El establecimiento de una tribu leal fracasó, tras lo cual los Emiratos iniciaron un proceso de desalojo de los habitantes de la isla. Así es como el "Yemen colectivo" (norte y en parte sur) se dio cuenta de que los EAU habían decidido apoderarse de la antigua isla. Los lugareños comparan las acciones de los Emiratos con la Nakba palestina. La primera base militar emiratí en Socotra data de 2018, luego en 2021 los Emiratos siguieron aumentando su contingente y ocuparon la isla de Abd-El Kouri.

Las razones de la ocupación, aparte de la geopolítica, son muchas para el fiel satélite de Estados Unidos, como el petróleo, según el gobernador de Adén: "hay seis sectores petroleros prometedores en la isla", una zona turística atractiva, aunque el director de promoción turística de Yemen señaló que los Emiratos ya han destruido el entorno natural de la isla. En cualquier caso, por tanto, cualquiera de las partes del conflicto tiene mucho trabajo que hacer para crear las condiciones necesarias para el turismo. Sin embargo, hace un año los EAU pudieron organizar un viaje para 4.000 sionistas a la isla. Además de los hidrocarburos y la recreación, Socotra cuenta con hierbas raras que son reconocidas por sus poderes curativos, allanando el camino para la creación de medicamentos de calidad. El tándem emiratí-sionista ya se ha apoderado de la vegetación única y está utilizando la nueva marca en farmacología, según ha informado una "comunidad independiente de biólogos estadounidenses". Las razas raras de aves, también han sido expoliadas por los Emiratos. Los famosos "árboles de hongos" adornan ahora las calles de Dubai tras haber sido robados de la isla. El robo de este tipo de recursos naturales forma parte del programa de "desarrollo verde" de los EAU.

El saqueo de los recursos de Socotra va de la mano de un plan al servicio del sionismo, en el que los EAU pretenden que la isla yemení esté disponible para una presencia militar "neo-khazar". Desde 2020, el Mossad, con la ayuda del mukhabarat de los EAU, ha estado preparando activamente a Socotra para que abra un nuevo capítulo en la oposición a Irán y a sus aliados, en este caso el sionismo intenta crear problemas a Ansar Allah. Además de luchar contra los revolucionarios yemeníes, los "nuevos jázaros" y los Emiratos sueñan con controlar las líneas marítimas que se extienden desde el norte del mar Arábigo hasta el golfo de Adén y el mar Rojo, donde la captura de Sokotra es el primer paso de una "estrategia pirata" para el control de los puertos y los estrechos. Por ejemplo, después de Sokotra, los Emiratos se apoderaron en 2017 de la isla de Mayón, situada en la entrada del estrecho de Bab al-Mandab. Según Emirates Links, "oficiales israelíes" también participaron en la ocupación de la isla. A principios de 2015, los EAU construyeron bases militares en Somalilandia y Eritrea. Según la Administración de Información Energética de EE.UU., por dicho estrecho pasan más de 6,2 millones de barriles diarios de petróleo crudo y sus derivados y cerca del 30% del comercio mundial de gas natural.

El sionismo puso sus ojos en la Bab al-Mandab inmediatamente después de la revolución de septiembre de 2014, cuando el criminal Netanyahu declaró "el peligro si Ansar Allah llega a la Bab al-Mandab". Los temores de los ocupantes son fáciles de explicar, ya que dependen del transporte marítimo para la mayoría de sus transacciones comerciales. Según Haaretz, el 90% de las importaciones y exportaciones "israelíes" se realizan por mar, y el 12% de estas transacciones pasan por el estrecho de Bab al-Mandab. El cierre del estrecho supondría por tanto un golpe sin precedentes para la economía de los ocupantes. El viceministro de Información, Fahmi al-Yusifi, señaló que "los movimientos israelíes en Yemen no surgieron ayer ni hoy, y no fueron causados por la intervención de los Emiratos, sino que ocurrieron hace décadas, en particular desde 1973, cuando Yemen participó en la Guerra de Octubre y cerró Bab al-Mandab frente a los acorazados, lo que fue un factor para la retirada de "Israel" y su retirada de las islas Tirán y Sanafir." Al-Yusifi sostiene que esa presencia es la piedra angular de la usurpación de las islas más importantes del océano Índico en favor del sionismo, ya que está en consonancia con las ambiciones expansionistas de los ocupantes de la región. "El hecho es que el papel de los EAU en favor de "Israel" se extiende desde el Estrecho de Ormuz, pasando por Sokotra y Bab al-Mandab, hasta las costas de Somalia, Yibuti, Eritrea, Sudán, Egipto y Libia, y el Estado de Marruecos lleva este papel más allá. Este movimiento de los Emiratos es una ocupación conjunta de las islas yemeníes y de la costa yemení, y quien recuerde los acontecimientos de mediados de los años noventa sabe que el régimen de Sanaa* cedió parte del archipiélago de Hanish a Eritrea, que a su vez celebró contratos con "Israel" para que le proporcionara ese mismo trozo de archipiélago."

Además de la piratería, según los medios de comunicación ocupantes de la "tierra santa", ya existe un acuerdo de cooperación militar entre "Israel" y los EAU en el mar Rojo. Además, los recursos informativos de la "entidad temporal" afirman abiertamente que, además de los Emiratos, Arabia Saudí, Etiopía y los separatistas del sur de Yemen son otros aliados de los ocupantes en cuanto a la toma de territorios marítimos. Ciertamente, la alianza de los piratas y sus lacayos no se limitará al Mar de Arabia, su objetivo es el Golfo Pérsico.

Sin embargo, hay un aspecto positivo en esta sórdida historia de colonización de la región. Para sorpresa de Riad y Abu Dhabi, países como Somalia y Omán se han negado a apoyar la intervención de Emiratos y han dejado clara su posición de que Socotra pertenece a Yemen, y en particular el Estado africano ha hecho varias referencias al estatus del archipiélago por detrás de Saná. Los emiratíes y los sionistas sabrán ahora que en futuras guerras navales, Ansar Allah podría encontrar aliados inesperados. Mientras tanto, la población de Socotra ya ha formado una gran oposición a los ocupantes en todas sus formas.

Aquí puede ver la belleza del archipiélago.

P.D. No es sólo el sionismo el que sueña con apoderarse de las islas de Yemen, Gran Bretaña, también tiene nostalgia de la antigua colonia, además hay rumores de la intención de los estadounidenses de establecer su base militar en la isla de Mayón para proteger al sionismo.

* - la dictadura del difunto Saleh.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue