Markku Siira

El gobierno regional chino de Xinjiang celebró una conferencia de prensa en mayo, en la que afirmó que la Fundación Nacional para la Democracia estadounidense (NED, por sus siglas en inglés) ha sido "el principal apoyo de las fuerzas y organizaciones antichinas que pretenden separar la región de Xinjiang de China". La NED es también la organización que está detrás de las acusaciones de abusos contra los derechos humanos.

Según Liu Weidong, investigador del Instituto de Estudios Americanos de la Academia China de Ciencias Sociales, entre 2004 y 2020 la NED proporcionó más de 8,75 millones de dólares a las organizaciones separatistas de Xinjiang, convirtiéndose en el mayor donante del notorio Congreso Mundial Uigur y de otros grupos que buscan separar la región de Xinjiang de China.

"Apodada la 'segunda CIA', la NED se ha infiltrado en varios países para incitar a los ciudadanos a participar en el 'activismo democrático' para servir a los intereses de la política exterior estadounidense. Dondequiera que haya "manifestaciones espontáneas" contra regímenes indeseables para Estados Unidos, la NED y sus empleados están detrás de los disturbios.

Carl Gershman, que dirigió la NED desde su fundación en 1984 hasta 2021, ha llegado a sostener abiertamente que China necesita una revolución de colores para resolver los problemas de Xinjiang y que un cambio de régimen podría convertir al país en una república federal del agrado de Occidente.

En 2022, la NED financió nueve programas relacionados con Xinjiang con 2,5 millones de dólares. Los programas incluían "la utilización de los nuevos medios de comunicación para crear propaganda y la creación de una base de datos sobre los derechos humanos de los uigures". Estos programas tenían y tienen un propósito muy claro: fomentar una supuesta crisis de derechos humanos en China para favorecer los objetivos de Estados Unidos y Occidente.

La NED no sólo ha proporcionado financiación a ciertas organizaciones, sino que también ha entrenado e instado a las fuerzas antichinas y a los grupos separatistas "para que cooperen mejor con la estrategia estadounidense de contención de China".

¿Qué han hecho las organizaciones separatistas con el apoyo de la NED? Liu dijo que para obtener el reconocimiento de la DNE, los separatistas de Xinjiang y el Congreso Mundial Uigur han trabajado duro para fabricar mentiras y difundir desinformación sobre Xinjiang. Esta propaganda está llena de acusaciones exageradas que van desde "campos de concentración" hasta "genocidio" y "crímenes contra la humanidad", utilizando el vocabulario típico de los actores occidentales.

El Congreso Mundial Uigur, fundado en Estados Unidos en 2004, con la ayuda de las fuerzas antichinas de Estados Unidos y Occidente, ha creado un "tribunal uigur", en el que personas que luego se revelaron como actores pagados en apariciones en los medios de comunicación han dado falsos testimonios sobre "violaciones de los derechos humanos", mientras los medios occidentales siguen difundiendo estas acusaciones.

Desde finales del siglo XX, los Estados Unidos, que todo lo pueden, siempre han utilizado los "derechos humanos" como excusa para interferir en los asuntos de otros países e incluso para iniciar guerras, provocando graves crisis humanitarias y flujos de refugiados hacia Europa y otros lugares. "Para promover el proceso de 'americanización', la NED también ha estado activa en Ucrania durante mucho tiempo.

"Estados Unidos siempre culpa con arrogancia a otros países de las violaciones de los derechos humanos, mientras que él mismo es el principal causante de los desastres humanitarios, destructor del orden internacional, violador de los derechos humanos y perpetrador del genocidio", dijo Xu Guixiang, portavoz del gobierno regional de Xinjiang, en una conferencia de prensa en mayo.

A pesar de las operaciones estadounidenses, la población de Xinjiang ha disfrutado de una vida estable sin ataques terroristas respaldados por Occidente durante más de cinco años. El Congreso Mundial Uigur y otros movimientos antichinos seguramente seguirán fabricando historias sensacionalistas, al menos mientras haya dinero de ayuda occidental.

Estados Unidos quiere un cambio de poder en China

Markku Siira

El vigésimo Congreso Nacional del Partido Comunista de China está previsto para el 16 de octubre. En ese momento, los delegados establecerán la estrategia y las prioridades de desarrollo de China y elegirán un líder para el país para los próximos cinco años.

Según Valery Kulikov, es probable que el actual secretario general del Partido, Xi Jinping, sea reelegido para un tercer mandato, ya que en 2018 se abolió la norma de que una misma persona no puede ejercer más de dos mandatos consecutivos como secretario general.

Xi Jinping ha sido el líder del Partido Comunista durante casi una década y durante este tiempo se ha centrado constantemente en el fortalecimiento de la soberanía nacional de China en el ámbito político, así como en las áreas de comercio, economía y ciencia.

Esta política ha reforzado sin duda su autoridad personal en China, pero también ha provocado la ira de las potencias occidentales, y Washington está ahora decidido a encontrar una forma de apartar a Xi del poder.

Muchos miembros de la administración de Joe Biden han expresado su oposición a la actual política china. El Secretario de Estado Antony Blinken describió a China en mayo de este año como "el desafío más serio a largo plazo para el orden internacional". Añadió que la única respuesta a la "amenaza" que supone Pekín era la "disuasión unida" y la "inversión en fortalezas".

La actitud de la élite estadounidense ha sido trasladada a las portadas del libro por el ex diplomático Roger Garside, que en su libro China Coup: The Great Leap to Freedom (Golpe de Estado en China: el gran salto a la libertad) ha descrito con descaro cómo el actual líder chino podría ser derrocado en una revuelta por sus rivales políticos. En cualquier caso, los golpistas pasarían de un régimen socialista a una democracia liberal de estilo occidental.

En su libro, Garside argumenta que bajo el "liderazgo excesivamente asertivo" de Xi, China se ha puesto en rumbo de colisión con EEUU. La "revolución de palacio" de Pekín se desencadenaría por la amenaza de una guerra comercial que perjudicaría a la economía china. En el escenario de Garside, EE.UU. dirige astutamente la "quinta columna" de China y crea las condiciones para que los rivales de X se enfrenten a ella.

Las ideas para un cambio de poder no se limitan al plano literario. A principios de este año, el multimillonario especulador de inversiones George Soros, de 92 años de edad, partidario incondicional de todas las "revoluciones de colores" en Occidente, hizo un llamamiento apenas velado a un cambio de régimen comunista en una reunión del Foro Económico Mundial, calificando a Xi Jinping de "la mayor amenaza para el orden mundial liberal".

En un intento de organizar una revolución en la China nacionalista, Soros y sus diversas organizaciones apuntaron a las jóvenes élites económicas y financieras del país con la esperanza de que pudieran actuar como oposición prooccidental a los veteranos del partido y a los militares y crear una crisis política interna en China.

A través de su fundación, Soros sigue la misma fórmula utilizada en el período previo a los golpes de Estado: trabajar con jóvenes políticamente activos y seleccionar a los candidatos más "prometedores", los más vulnerables a las tentaciones del liberalismo, para formarlos en Estados Unidos y Europa con el fin de promover los intereses de los capitalistas financieros occidentales.

Pero los planes del envejecido especulador de divisas y de la élite gobernante de Occidente se ven obstaculizados por el hecho de que, en los últimos cinco años, el régimen de Xi Jinping ha establecido una serie de mecanismos para contrarrestar la influencia extranjera: el Partido Comunista tiene ahora una jerarquía de mando más fuerte y el país ha lanzado también campañas anticorrupción.

Como resultado, la campaña de sabotaje no ha tenido el éxito previsto inicialmente. Por ello, Washington ha cambiado de táctica y ha lanzado una nueva campaña antichina centrada en las aspiraciones independentistas de la isla taiwanesa.

Washington eligió Taiwán como centro de su ofensiva contra la China continental porque los anteriores intentos de desestabilización, centrados en Xinjiang y Hong Kong, han fracasado estrepitosamente.

Esto quedó claro esta primavera cuando la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, regresó de una visita a la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y fue acusada, tras una conferencia de prensa, de ser "demasiado blanda con China". Las comunidades musulmanas de todo el mundo también han protestado contra los intentos de utilizar a los uigures como arma de propaganda contra China.

Los intentos de Washington de organizar manifestaciones contra Xi Jinping en Hong Kong en el verano de 2019 no tuvieron mejor resultado. Los planes para reconocer a Hong Kong como estado independiente y establecer relaciones comerciales separadas con él, excluyendo así a China, fracasaron por las enmiendas legales. Así que los "expertos" de Washington apuntaron a continuación a la isla de Taiwán.

A principios de agosto, el gobierno de Biden envió a Nancy Pelosi, líder del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, en un provocador viaje a Taipei. El objetivo de esta visita era humillar a Xi Jinping y socavar su posición política, así como atraer a los votantes estadounidenses para que apoyen a los demócratas en las próximas elecciones de mitad de mandato.

Washington es muy consciente de que en este momento, poco antes del congreso del Partido Comunista Chino, la estabilidad social, económica y política es de suma importancia para Pekín, por lo que se está haciendo todo lo posible para desestabilizar el régimen de Xi.

Tras haber hecho su primer movimiento en el juego de Taiwán, Estados Unidos siguió provocando con más visitas políticas a la isla. El 14 de agosto, una delegación del Congreso encabezada por el senador Ed Markey y apoyada por otros cuatro senadores llegó a Taipei para una visita de dos semanas. A continuación, el gobernador republicano de Indiana, Eric Holcomb, y, poco después, la senadora de Tennessee, Marsha Blackburn, tomaron su turno de visita.

Para mostrar su lealtad a Estados Unidos, Lituania, un pequeño Estado vasallo báltico siempre dispuesto a apoyar cualquier proyecto de hegemonía occidental, también envió una delegación encabezada por la viceministra de Transportes y Comunicaciones, Agne Vaiciukevičiūtė, en un viaje de cinco días a Taiwán. Lituania ya se posicionó contra China en el pasado, "para estar en el lado correcto del nuevo Telón de Acero".

Japón, viejo enemigo de China en Asia, también siguió el ejemplo de su anfitrión transatlántico y envió una delegación encabezada por el ex ministro de Defensa, el demócrata liberal Shigeru Ishiba, en un viaje de cuatro días a Taiwán. Poco después, otro político japonés, Keiji Furuya, también viajó a la isla china.

Kulikov interpreta que el objetivo de estas visitas es "presionar a Taipei para que haga una declaración formal de independencia con la esperanza de que una respuesta china moderada a estas provocaciones sea vista como un golpe a la autoridad tanto del partido gobernante chino como de Xi Jinping".

Mientras se desarrollan los acontecimientos anteriores, tanto EE.UU. como China han demostrado su fuerza militar en aguas de Taiwán. Es probable que Estados Unidos siga lanzando amenazas con la esperanza de que China se equivoque y entre en un conflicto que le provoque dificultades similares a las que tuvo Rusia con la operación de Ucrania.

La administración de Xi Jinping es ciertamente consciente de los cínicos planes de Washington. Lo más probable es que Pekín se haya estado preparando para las maquinaciones de Estados Unidos, evaluando diferentes escenarios y preparando contramedidas para el otoño.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS

¡NOVEDAD!

El Tiempo por Meteoblue